Cultura Noir en 2020

Cultura Noir en 2020

2017 / 2018 / 2019

Final de año en este pequeño espacio negro es sinónimo de resumen anual. Y las reglas son las siguientes: solo aparece aquí si la reseña es de alguna obra publicada o estrenada a lo largo de este año natural. Como sabrán los lectores habituales, me gusta ir siguiendo series clásicas o títulos emblemáticos del género negro, pero eso no aparecerá aquí; basta con entrar en los menús, categorías y etiquetas para ir repasando. Y como sabrá cualquiera que haya vivido en este mundo desde marzo, no ha habido muchas novedades editoriales en un año que pretendía leer más. Y de los que ha habido, algunos se me han quedado para el año que viene. Pero sí ha habido mucho estreno seriéfilo para acompañar la cuarentena. Y algún que otro cómic y alguna que otra película. En total, son diectítulos los que han visto la luz por primera vez en España este año y han sido comentados aquí. Ahí va Cultura Noir en 2020.

Cultura Noir en 2020: Novela negra

Peaky Blinders, La verdadera historia, de Carl Chinn, para Principal de los libros. Este historiador es descendiente de un auténtico peaky blinder y su obra es un trabajo sobre la realidad en torno a esta delincuencia especializada, tan alejada de la que muestra la serie. Datos, pequeñas historias, biografías, sociología y momento político… Chinn hace un gran trabajo para mostrar una buena panorámica de lo que fueron y supusieron los auténticos peaky blinders para sus vecinos. Y aunque es difícil retener toda esa catarata de información, merece la pena acercarse a esta investigación.

Cava dos fosas, de Félix García Hernán para Al revés Editor. Novela policíaca con tintes políticos y sociales. Contada en dos líneas temporales principales, una se desarrolla en el presente y otra en el pasado. En ambos casos implica prácticamente a los mismos personajes, pero en situaciones radicalmente distintas. En el origen de todo, un par de policías honrados e idealistas intentando que los ultraderechistas no se crean impunes como para esperar revertir la Transición.

Fuego nocturno, de Michael Connelly para ADNovelas. Harry Bosch y Renée Ballard vuelven a trabajar más en el mismo caso que juntos. En esta ocasión, Bosch recibe un caso abierto guardado durante décadas por su mentor, y él lo comparte con Ballard. Pero, aunque los dos versos sueltos se caen bien y comparten ideales, no pueden evitar intentar actuar por su cuenta. Esta dinámica parece que es la que frena la retirada de Bosch, que sigue necesitando ver si Renée puede encargarse de su misión.

Cultura Noir en 2020: Cine

Diamantes en bruto, de los Hermanos Safdie. Frenético thriller protagonizado por un Adam Sandler desatado en la piel de un joyero ludopata. Howard Ratner tiene muchas deudas y un mineral muy valioso encontrado en África. Y durante dos horas nos encontramos pegados a su cara esperando ver si consigue saldar sus deudas y sacarse un pico de beneficio. El ritmo tan alto durante gran parte de la película podría acabar siendo invisible y aborrecible, pero ni de casualidad puede uno apartarse de la pantalla.

Ofrenda a la tormenta, de Fernando González Molina. Buen cierre a la Trilogía del Baztán, por lo que conviene haber visto las dos anteriores. Amaia Salazar quedó algo tocada al fin de Legado en los huesos y aquí siguen en el mismo punto, buscando qué hay en la cabeza de su madre. La película vuelve a conjugar género policíaco, suspense familiar, fólclore rural navarro y melodrama familiar. Acompañado de un puñado de buenos actores, queda un thriller muy atractivo y una franquicia por la que felicitar a su director.

El diablo a todas horas, de Antonio Campos. Atmósfera enfermiza, personajes desquiciados y un reparto estelar. La historia se ambienta en la américa profunda, en unos pueblo donde campan a sus anchas resentimientos familiares, estrés provocado por la guerra y una perversa y retorcida concepción de la fe. Es difícil sentir simpatía por nadie. Si acaso compasión. Pero es difícil no verse cautivado por el predicador interpretado por Robert Pattinson, que roba la atención cada vez que aparece.

Cultura Noir en 2020: Cómic

Hot lunch special, de Eliot Rahal y Jorge Fornés para Planeta Cómic. Neo noir que recuerda a la atmósfera Fargo de las primeras temporadas. Lucha entre familias de gánsters amigas, una que quiere legitimarse y otra que no le preocupa tanto su blanqueamiento como su dinero. Inispirada en las memorias familiares de su guionista, se eleva gracias a los dibujos del español Jorge Fornés, un enamorado del género negro que se luce aquí.

Cultura Noir en 2020: series

Los asesinatos del Valhalla, de Thordur Palsson en Netflix. Un nordic noir ambientado en Islandia con los ingredientes clásicos del género.

Zerozerozero, de Leonardo Fasoli, Mauricio Kratz y Stefano Sollima en Amazon Prime Video. Tres historias sobre el narcotráfico a través de una familia calabresa de compradores, una familia norteamericana de intermediarios y un cartel mexicano vendedor.

Bosch, de Eric Overmyer en Amazon Prime Video. Un policíaco infalible. No trata de reinventar el género, simplemente de ejecutarlo como pocos. Impagable Titus Welliver como Harry Bosch.

La Unidad, de Dani de la Torre y Alberto Marini en Movistar. Espectacular policíaco sobre el trabajo de la Brigada de Información de la Policía Nacional española contra el terrorismo. Gran despliegue de interpretaciones y producción.

Manhunt: Deadly Games, de Andrew Sodroski en Starzplay. Adictiva serie basada en la investigación posterior al atentado del parque olímpico de Atlanta 96. Y, sobre todo, en cómo afectó a sus implicados.

Perry Mason, de Rolin Jones y Ron Fitzgerald en HBO. La nueva Perry Mason es una serie de corte noir clásico sobre los primeros pasos del mítico abogado en los años treinta.

El joven Wallander, de Ole Endresen y Jens Jonsson en Netflix. Un nordic noir con un viejo poli para los nuevos tiempos. Complicado salto mortal que sale bien reimaginando la juventud en el s.XXI del detective que se hizo famoso en los noventa.

El Alienista, de Stuart Carolan en Netflix. Adictivo thriller en el Nueva York de finales de s.XIX que mezcla una interesante terna de investigadores con personajes históricos reales en oscuros casos que implican a la élite municipal.

Antidisturbios de Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen en Movistar. Posiblemente la serie del año y la serie más ambiciosa de la ficción nacional. Un grupo antidisturbios señalado, una obsesiva inspectora de Asuntos Internos y un desahucio con desenlace trágico.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.