Bosch & Edgar

Bosch

Bosch cada año me gusta más. Ya me tenían ganado desde aquel primer episodio presentado hace seis años, pero su evolución ha sido para aplaudir. El gran reto para una adaptación es respetar el material original y a la vez tener personalidad propia. Y Eric Overmyer, veterano del policíaco en serie, consiguió cumplir con las dos metas convirtiendo la adaptación de los libros de Michael Connelly en la serie más longeva de Amazon. Su sexta temporada, estrenada hace unas semanas, ha sido una de mis cosas preferidas esta cuarentena.

El observatorio, una de las novelas que menos me gustan de Connelly, y Noche sagrada, notable crossover de Bosch y Ballard, son la base para la penúltima temporada de Bosch. Pero como suele pasar, no son calcos de los libros a la pantalla. Noche sagrada lo hace por obligación, porque Ballard no está presente en la serie, y Bosch (Titus Welliver) busca a Daisy, la hija de Elizabeth Clayton, en solitario. Pero El observatorio cambia por voluntad de la mesa de guion, en la que se encuentra el propio Connelly. Este cambio es especialmente bueno porque borra del mapa la parte más manida de la novela, el entonces omnipresente terrorismo islamista, por algo menos conocido y más curioso, como un grupúsculo local de los Soberanos, una especie de libertarios que consideran el andamiaje institucional y legal de Estados Unidos.

Bosch ha llegado a su sexta temporada en un gran estado de madurez

Son los casos principales, aunque no los únicos. De hecho, son los que Harry investiga solo o con su compañero Jerry Edgar. A medida que avanza la serie, los demás personajes han seguido su propia vida y no se han quedado en meras muletas episódicas del protagonista. Y en estos últimos episodios, Bosch ha conseguido su temporada más plural. Jerry Edgar ha seguido investigando el asesinato de su confidente; la teniente Billets y los detectives Pierce y Vega han pasado por una trama más personal; Maddie Bosch, la hija de Harry, ha trabajado con la abogada Money Chandler; el jefe de policía Irvin Irving ha entrado en campaña para llegar a la alcaldía de Los Ángeles…

Prácticamente todos han tenido su historia en Bosch este año. Y los guionistas no han perdido la oportunidad de enfrentar los personajes a sus convicciones cuando han podido. El más lógico para esto era el candidato Irving en un mundo tan dado a ello como la política. Pero también Edgar ha tenido una temporada para enmarcar en este sentido, incluyendo un cierre de temporada firmado por Michael Connelly. Cada temporada tengo más claro que este personaje es el gran ganador de la adaptación: Harry Bosch es la adaptación canónica y Jerry Edgar (Jamie Hector) es el cambio a mejor. Juntos encarnan las dos formas de llevar una obra de un medio a otro. Y ambas se dan la mano en una de las mejores series policíacas del momento, si no la mejor.

Las seis temporadas de Bosch están disponibles en Amazon Prime Video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.