noir sureño

Paletos cabrones 4

Paletos Cabrones #4: Lo que hay que tener

Implacable y cruento volumen este Paletos Cabrones 4. El Sur, en su versión más salvaje. Hombres y mujeres resolviendo sus problemas por su cuenta. Jason Aaron y Jason Latour presentan el condado de Craw como una arena donde sus personajes van a enfrentarse a sus vidas y a la muerte. Roberta Tubb y el Entrenador Boss van a ser los grandes protagonistas de ese conflicto. Pero alrededor de ellos se mueve todo un universo de personajes con sus propias cuestiones a despachar. Estamos posiblemente ante uno de los tomos que más honor hace al título de la serie.

Southern Bastards es una serie que impone un ritmo que podemos identificar con el aislado Sur. Una cadencia alejada de las prisas metropolitanas. Pero no alarga las cosas con tal de estirar la serie. Lo que hay tener reúne cinco grapas y dedica cuatro de ellas a enfilar un explosivo final. Por un lado, la justiciera Roberta Tubb. Por otro, el cada vez más cuestionado Entrenador Boss. Entendemos que este va a ser el destino del volumen cuando leemos el capítulo número 18 de la serie. Aaron lo valora como uno de los mejores, añadiendo que puede decirlo porque no lo ha escrito él, sino Latour. Y a decir verdad, es uno de los más intensos.Leer más »Paletos Cabrones #4: Lo que hay que tener

Paletos cabrones #3: Bienvenida

Los Jasons siguen sorprendiéndome con Paletos Cabrones. Y, sobre todo, cautivándome. Jason Aaron y Jason Latour se han acercado ya al Condado de Craw por caminos muy distintos. Y en este último tomo han elegido el que les llevaba al retrato más coral de este enclave rural y aislado de Alabama. El Sur encuentra en Paletos cabrones 3 una representación a través de la corrupción, la religión y el fútbol.

Bienvenida, el tercer volumen de Paletos Cabrones, retoma la historia donde la dejó el anterior. El entrenador Big, el gran estratega detrás del entrenador Boss, ha tomado una decisión y Boss y el sheriff Hardy deben afrontarla. Boss pide una investigación, pero el sheriff entiende que es obvio lo que ha ocurrido. En cualquier caso, las seis grapas recopiladas en este tomo no forman una cronología lineal. Da más la sensación de preparar el terreno para próximos movimientos. Bienvenida es una notable antología de perfiles de personajes insatisfechos con cómo les ha salido la vida.Leer más »Paletos cabrones #3: Bienvenida

Paletos cabrones 2

Paletos cabrones #2: Fútbol

Fútbol, el segundo volumen de Paletos Cabrones, me ha sorprendido gratísimamente. Y era difícil. El debut de la serie de Jason Aaron y Jason Latour ya dejó un gran sabor de boca. Lo hizo con un planteamiento muy claro, presentando unas coordenadas sociológicas muy elocuentes. Pero, impulsados por el final de Aquí yace un hombre, los Jasons mejoran el nivel de la serie con un magnífico retrato de personaje. Fútbol es un tomo introspectivo, pero sin renunciar al estilo canalla y divertido característico de Paletos Cabrones.

El gran protagonista de Paletos Cabrones 2 es Euless Boss, el entrenador de fútbol del equipo de Craw. Se nos presentó su cargo como un poder municipal más. Y conocimos en Boss a un auténtico cabrón, un jefe de matones. La cabeza visible y respetada de una suerte de mafia, incluso con el sheriff en el bolsillo. A Boss le envolvía el misterio: ¿cómo puede un entrenador tener tanto poder y ser tan puñetero? Bueno, pues Fútbol resuelve esta duda desde el mismo prólogo.Leer más »Paletos cabrones #2: Fútbol

Nic Pizzolatto

La profundidad del mar amarillo, de Nic Pizzolatto

La reciente aceleración de la tercera temporada de True Detective me ha recordado lo mucho que me gustó Galveston. Pero antes de que Nic Pizzolatto triunfara con su serie, y antes de que lo hiciera con la novela, había publicado una serie de relatos. Salamandra Black los recogió hace poco en La profundidad del mar Amarillo, título de una de estas historias. En su momento, el autor consiguió un gran reconocimiento como promesa literaria. El talento se confirmó años después. Y terminó rompiendo en estrella como autor de género negro. Pero estos cuentos son de años antes. Hay protagonistas que podrían aparecer en cualquier texto noir, pero las historias giran en torno a la soledad y la inseguridad.

Por muy bueno que sea un autor, en una recopilación de relatos la calidad es difícil que sea uniforme. Lo pude ver, por ejemplo, con Coronado, de Dennis Lehane. O lo vemos habitualmente en Black Mirror. En este caso, La profundidad del mar amarillo recoge hasta once textos, y personalmente me han gustado casi todos. Apenas me han aburrido un par, aunque uno de ellos tiene una frase que resume muy bien el espíritu de todas las historias: «si vives en las praderas y no ocupas los días con algo, el tiempo y el sol acaban volviéndote majara».Leer más »La profundidad del mar amarillo, de Nic Pizzolatto

paletos cabrones jason aaron y jason latour

Paletos cabrones #1: Aquí yace un hombre

En la parte meridional de Estados Unidos hay una zona que se escribe con mayúscula, el Sur. Es algo más que un puñado de estados o unas coordenadas desplegadas al este del país. El Sur es una región histórica y cultural habitualmente descrita por su conservadurismo y sus ambientes rurales. El Sur también es un concepto que hemos conocido gracias a innumerables obras culturales, que nos enseñaban un territorio estancado en el avance de la Historia. Aunque los más generosos hablan de un territorio «donde las costumbres son fuertes y las memorias largas». En ese ambiente se desarrolla Paletos Cabrones, de Jason Aaron y Jason Latour. Dos sureños hablando de un pueblo de southern bastards.

Ignatius Farray reflexionaba hace un tiempo sobre el humor horizontal. Sobre quién se expresa en según qué términos sin que ofenda porque se entiende la ironía. Quizá por eso, los dos autores escriben un prefacio sobre lo que sienten por su origen sureño. El guionista Jason Aaron (Alabama) explica que Paletos cabrones va de «un lugar que puedes amar, odiar, echar de menos y temer al mismo tiempo«. Y el dibujante Jason Aaron (Carolina del Norte) comenta que «ahora me río de todos los dramas y estrés que este lugar me ha ocasionado. Buena parte de su condición absurda resulta incluso simpática», y dedica esta historia a «los capullos que en tu cabeza identificas como sureños. A los paletos que nosotros mismos tememos ser».Leer más »Paletos cabrones #1: Aquí yace un hombre

Hap and Leonard

Hap and Leonard, un noir sureño

En una semana llega a España la segunda temporada de Hap and Leonard. No será la serie del momento, pero sí muy divertida y entretenida si te gusta el género negro. Hap y Leonard son dos cuarentones con mucha complicidad y muy poca suerte. Sin grandes pretensiones más allá de cuidarse uno al otro, viven tranquilamente hasta que surgen líos como encontrar el botín de un atraco o eludir una acusación de asesinato.Leer más »Hap and Leonard, un noir sureño

Galveston

Galveston, canción triste de Nic Pizzolatto

El  valor de la firma de un autor como garantía de calidad suele estar reservado para escritores consagrados. La simple aparición de Lehane o Zanón en una portada invita a comprar un libro. En 2014, Salamandra decidió abrir su sello noir con una novela de 2010 cuyo principal reclamo también era el autor, Nic Pizzolatto, pese a que Galveston es su primera y única novela. La explicación es la gran fama que le reportó el exitoso estreno de la primera temporada de True Detective, una serie que jugaba con los elementos clásicos de las historias negras y que recuperaba el título de una revista fundacional del género negro.

Las dos temporadas de True Detective estrenadas han seguido esquemas diferentes pero están unidas por la sensación de corrupción generalizada. Tenía curiosidad de por dónde iría Galveston, y lo que me he encontrado es la lectura de un noir muy triste. Son personajes marcados por el dolor y la pérdida, desarraigados, solitarios rodeados de otros solitarios; y paisajes y lugares deprimentes del sur de Estados Unidos. No hay delincuentes escapando de detectives, es un testimonio de personas intentando escapar de sus lastres biográficos.
Leer más »Galveston, canción triste de Nic Pizzolatto