Cultura Noir 2018

Cultura Noir en 2018

Repaso del género negro de 2018 en Cultura Noir.

Los últimos días del año son para hacer listas y recopilaciones. Y no vamos a ser menos aquí. Como el año pasado, juntaré aquí un par de comentarios sobre lo que he visto de entre lo estrenado o publicado en España a lo largo de Cultura noir 2018. Si algo tengo que destacar de este año para el blog es la entrada de autoras, algo de lo que no me había percatado hasta que reseñé a la primera. Este es uno de esos micromachismos que se nos escapan cuando estamos convencidos de no ser machistas. No ha sido intencionado, pero tampoco he sido consciente.

En cuanto a publicaciones, Cultura Noir ha tenido este año 35 artículos, de los cuales 11 tienen que ver con obras editadas o estrenadas en este año 2018. 4 fueron sobre novelas, otras tantas elogiaron series, 3 se dedicaron al cómic y un último post fue para el cine.

Novela negra de 2018

Traición, de Walter Mosley en RBA Serie Negra. El autor afroamericano se llevó el Premio RBA Novela Policíaca 2018 con el debut de Joe King Oliver como protagonista. En los noventa, este policía fue abandonado a su suerte en Rikers, una de las prisiones más peligrosas del país, y al recuperar su libertad perdió su vida: su mujer y su placa. En Traición, Oliver trabaja como investigador privado con ayuda de su hija y unos cuantos personajes de los bajos fondos. Se leen frases como «todo lo que un hombre hace y otro entiende puede definirse como lenguaje».

Cuando sale la reclusa, de Fred Vargas en Siruela Policíaca. Más premios. La autora francesa ganó el Premio Princesa de Asturias de las Letras por cómo «combina la intriga, la acción y la reflexión con un ritmo que recuerda la musicalidad característica de la buena prosa en francés». Vargas es una autora muy agradable de leer, efectivamente. Esta novela arranca con un caso y un par de escenas algo cómicas que te hacen bajar la guardia para ir encogiéndote poco a poco a medida que el comisario Adamsberg investiga las muertes relacionadas con una araña, aunque obviamente la araña no mata por sí sola.

Los dioses de la culpa, de Michael Connelly en Adnovelas. Tras unos años de abandono, Adnovelas repescó a Connelly para el mercado español y ya ha puesto al día su obra en nuestro idioma. Uno de los títulos pendientes era esta última novela protagonizada por Mickey Haller, que funciona casi como una secuela del debut titulado El inocente. Para entenderlo hay que contextualizar: se publicó en 2013, dos años después del éxito de la adaptación cinematográfica de El inocente. Entonces se hablaba de una secuela en la gran pantalla que hasta ahora no ha llegado. Pero nos quedamos con una vibrante novela judicial.

Una historia negra, de Antonella Lattanzi en Penguin Random House. El debut de la novelista italiana en España llega con un tema duro: la violencia de género. Una lacra que en España se aproxima a las mil víctimas en los últimos quince años y que en Italia supera el centenar anual. Lattanzi no habla aquí de víctimas mortales. Una historia negra presenta la posibilidad de que una mujer se haya plantado ante su maltratador. No lo sabemos a ciencia cierta si ha sido así o no. Pero Vito ha desaparecido y Carla despierta sospechas. Se trata de un libro interesante por el tema y que adapta a la redacción el carácter obsesivo que se vive en esas casas.

Cómic de 2018 en negro

The fix 2, de Nick Spencer y Steve Lieber en Norma Editorial. Cómic divertidísimo. Mac, Roy, Pretzels, Josh y Trato regalan cien páginas que se disfrutan con una sonrisa en la boca. El segundo tomo obviamente no puede generar la misma sorpresa, pero te divierte tanto como el debut. En Leyes, perretes y zoquetes, Mac ha establecido una estrecha relación con Pretzels, el perro antidroga del aeropuerto; y por su parte, Roy investiga el asesinato de la actriz que debía proteger en su último trabajo. Pero tramas aparte, The fix destaca más con sus personajes y diálogos parodiando con buen gusto buena parte del género.

Paletos cabrones 4: Lo que hay que tener, de Jason Aaron y Jason Latour en Planeta Cómics. Este cómic es todo lo opuesto a The fix. Del neo-noir más cañero al noir rural sureño. Saltamos del lujoso Los Angeles, aunque Mac y Roy se lleven la peor parte, al árido y peligroso Sur estadounidense. El condado de Craw vive días complicados con la crisis de resultados del equipo de fútbol, lo que quiere decir que el reinado criminal del Entrenador Boss también corre peligro. Su enemiga Roberta Tubb y los antiguos aliados de Boss se frotan las manos.

Batman / Elmer Fudd, de Tom King y Lee Weeks en ECC. Otra apuesta diferente. DC y los Looney Toones tuvieron a finales del año pasado una serie de crossovers entre ambos mundos. Batman y Elmer Fudd protagonizaron este noir clásico. La historia gira en torno a una mujer, Silver st Cloud, que vuelve loco a un hombre, Elmer Fudd, que tiene decidido matar al asesino de su amada, Batman. Pero lo más atractivo es ver a los personajes de ambos universos implicados en las dinámicas clásicas del género negro. Un tomito delicioso.

Cine en negro de 2018

el reino

El reino, de Rodrigo Sorogoyen. He podido ver poco cine relacionado con el noir este año. De hecho hay algunas como Tres anuncios en las afueras o Galveston que no he tenido en cines cercanos y luego no he encontrado el momento u oportunidad de verlas. Pero haber visto El reino me parece que lo compensa con creces. Peliculón patrio, con un Antonio de la Torre eléctrico y un guion explosivo. Sorogoyen e Isabel peña escriben sobre las miserias de la política. Y cierran con una gran batalla dialéctica entre político corrupto y periodista aguerrida.

Series en negro estrenadas en 2018

A Very English Scandal (Prime Video, Inglaterra). Los ingleses escriben muy bien. Y me fascina que concentren tanto contenido en tan poco espacio y sin hacerse pesado. Esta serie, protagonizada por unos Hugh Grant y Ben Wishaw en estado de gracia, es otro ejemplo. Russell T Davies escribe una trama política que se mueve en el fango de los bajos fondos y las maniobras más oscuras de un político acorralado por la homofobia de la época y la falta de ética que él mismo lleva a gala en sus círculos de confianza.

American Crime Story: The Assassination  of Gianni Versace (Netflix, Estados Unidos). Para mí, la mejor serie del año. También basada en hechos reales. La serie arranca con el asesinato del diseñador de moda, pero a pesar del título, la serie se va remontando hacia atrás a razón de víctima de Andrew Cunanan por capítulo. A medida que vamos viendo la deconstrucción del asesino entendemos el momento. Su nombre no nos suena tanto como el de Ted Bundy o Charles Manson. Cunanan fue la consecuencia más retorcida de la política de Don’t askdon’t tell.

El día de mañana (Movistar, España). Anunciada por sorpresa y estrenada apenas unos meses después, esta serie de Mariano Barroso sorprendió y se ganó el elogio rápidamente. Se trata de un vistazo a los años de la Transición vistos desde abajo y personificados en un buscavidas. Justo Gil llegó a Barcelona sin nada, consiguió trabajos como vendedor, trenzó relaciones con altas esferas y pobres gentes, y se convirtió en informante policial. En los años de balas rápidas, eso iba a ser difícil sostener.

Fariña (Netflix, España). Nos encontramos el estreno gracias al secuestro judicial de la obra de no ficción de Nacho Carretero. Antena 3 y Bambú consiguieron buena imagen de marca con esta serie cuidada que explicaba el auge de los narcos gallegos con el horizonte puesto en la Operación Nécora. Cualquiera podía pensar que habría otra temporada, como se tenía previsto en la productora, pero nada más se supo desde A3. Está disponible en Netflix así que podría esperarse una nueva temporada igual que se anunció con La casa de papel.

Gigantes (Movistar, España). Una de las grandes producciones esparadas en España. Enrique Urbizu es uno de los mejores directores para el género negro en nuestro país pero no podemos permitirnos verle tan asiduamente, así que el anuncio de Movistar fue una alegría. El resultado fue una primera temporada que el mismo Urbizu define como «un festival de hijos de puta». Delincuentes de barrio, cabrones como ellos solos, vengativos. Uno de los hermanos ha medrado en los circuitos financieros. Y por ahí vendrá el conflicto de Gigantes. Esta sí tendrá nueva temporada ya confirmada.

Heridas abiertas (HBO, Estados Unidos). Le hizo daño a esta serie que se rumoreara como una True Detective. No tiene nada que ver. Gillian Flynn escribe la adaptación de su propio libro y tiene en Amy Adams a una estupenda protagonista de una historia sureña, de pueblo pequeño y miradas fijas en dirección al bulto sospechoso/diferente. La investigación por la que envían a una periodista a su pueblo es una excusa para conocerle a ella y a una trágica historia familiar.

Narcos: México (Netflix, México). Temporada para hacer tabla rasa y cambiar de país. Para mi gusto, la serie ha mejorado centrándose en la trama y no tanto en popularizar algunos personajes, aunque mantienen la obsesión por martillear con coletillas. Diego Luna y Michael Peña firman un gran duelo a ambos lados de la ley. Y el noveno capítulo de esta temporada me parece el mejor de toda la serie, incluyendo las temporadas colombianas: uno de los que más suspense tiene, el que mejor aprovecha la voz en off y el que mejor muestra la pantanosa mezcla entre Cártel y Cloacas de Estado.

Siete segundos (Netflix, Estados Unidos). Veena Sud, responsable del The Killing estadounidense, estrenó este año esta historia policíaca y judicial. No trataba nada nuevo, pero utilizaba bien las herramientas de caso que implicaba a policías corruptos, el fenómeno Black Lives Matter y la oportunidad de redención de una fiscal solitaria y un detective recién llegado a la ciudad. No ha sido renovada por otra temporada, pero es una temporada cerrada y tiene un reparto de lo más solvente (Regina King, por ejemplo).

The Alienist (Netflix, Estados Unidos). Gran mezcla de trama policíaca y atmósfera histórica. Una mezcla improbable de investigadores recibe el encargo de resolver el asesinato de un inmigrante de 13 años al que han amputado partes del cuerpo. El Alienista se apunta a llegar al asesino desde una perspectiva psicológica. Lo lleva muy bien y nos lleva a un Nueva York muy sucio de finales de s. XIX. Dakota Flanning destaca en un gran reparto.

Vivir sin permiso (Telecinco, España). Se esperaba duelo este año entre dos series nacionales con narcos como protagonistas. Una era Fariña, otra Vivir sin permiso. Aquí vemos el ocaso de un poderoso narco interpretado por José Coronado que apunta a su retirada a la vez que le diagnostican alzheimer. A su mando tiene dos hombres: Luis Zahera encarna al matón, Alex González al taimado abogado. Esta última elección se carga buena parte de la serie, en mi opinión. El personaje más goloso, por su mezcla entre lo legal y lo cabrón, es algo muy soso sin ningún matiz. Sus concesiones a otros géneros le han permitido liderar cada noche de emisión y confirma el buen ojo de Mediaset al renovarla antes del estreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.