Cuando sale la reclusa

Cuando sale la reclusa, de Fred Vargas

Arranco octubre con Fred Vargas. Los elogios generados en torno a su figura por el Princesa de Asturias de las Letras me empujaron a ojear sus páginas. Mi puerta de entrada ha sido Cuando sale la reclusa. Se trata de la duodécima novela protagonizada por el comisario Adamsberg pero se puede leer con total independencia porque hace una notable presentación de personajes. No tardas mucho en sentir que les conoces de toda la vida, lo que me parece un mérito considerable. Pero lo que más me ha encandilado es la trama. Una compleja intriga y un buen bofetón a mis prejuicios.

Cuando sale la reclusa tiene un pequeño caso previo a la gran investigación del libro. De esta forma, nos podemos  familiarizar con la brigada que dirige Adamsberg en un distrito de París. El comisario es reclamado para que vuelva de sus vacaciones en Islandia con un escueto mensaje: «Mujer atropellada. Un marido, un amante. Es complicado». No les cuesta mucho gracias a la capacidad de deducción de Adamsberg. Aquí me eché a temblar porque me temía una novela enigma alejada de la vida real y basada en deducciones. Me puse en lo peor, pero no pude estar más equivocado incluso en la esencia.

Cuando sale la reclusa te va encogiendo el corazón a medida que se acerca al pecado original

Cuando sale la reclusa me ha dejado sensaciones encontradas, aunque la balanza cae del lado de la recomendación. Y del aplauso. Por un lado, la mayoría de sus personajes son muy redichos, lo que resta naturalidad a no pocos diálogos. Y también Fred Vargas se recrea en la descripción y enumeración de elementos relacionados con sus especialidades, la historia y la arqueología. Por otro, Cuando sale la reclusa es una magnífica novela negra cuya investigación asoma al comisario Adamsberg al abismo de la miseria humana.

Fred Vargas es la flamante ganadora del Princesa de Asturias de las Letras 2018

Adamsberg se topa con una serie de muertes de personas mayores a causa de un tipo de araña. La araña reclusa. No es letal per se, y se especula que las muertes están relacionadas con la avanzada edad de las víctimas. O porque ha habido una mutación que las ha vuelto máquinas de matar. En cualquier caso, Adamsberg se decanta por la opción «nada está claro salvo que hay selección humana detrás». La decisión no es compartida por toda la Brigada y Cuando sale la reclusa se pone más que interesante. Ante la oposición del influyente comandante Danglard, Adamsberg lleva el caso de forma clandestina y los hallazgos nos ponen de lado del criminal en lugar del de las víctimas que se van amontonando.

Llega un momento en la lectura en el que es difícil no asociar el corazón de la novela con un asunto judicial que arrastramos durante los últimos años en España. Como decía antes, tiene un problema con los diálogos por algunos de sus personajes, no poco trascendentes precisamente. Pero a medida que la investigación se acerca al pecado original se nos va encogiendo el corazón. Pacino hablaba en Esencia de mujer de la dificultad de tomar el camino correcto al llegar a la encrucijada. Incluso cuando sabes cuál es. Adamsberg va a tener la oportunidad de probarse en esa situación.

Ficha técnica

Cuando sale la reclusaTítulo: Cuando sale la reclusa
Autora: Fred Vargas
Traducción: Anne-Hélène Suárez Girard
Editorial: Siruela Policíaca
Año: 2018 (España) y 2017 (Francia)
Páginas: 402

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.