los dioses de la culpa

Mickey Haller #5: Los dioses de la culpa

Los dioses de la culpa es la culminación de un camino personal, el de Mickey Haller. Se trata de una autoafirmación en su vocación y sus capacidades como abogado defensor. La quinta novela de Michael Connelly dedicada al abogado del Lincoln cierra un arco emocional basado en el sentimiento de culpa. En cada caso, Mick ha tenido una sensación encontrada con su misión en el tribunal. Su mentor le explicó que él solo debe procurar la mejor defensa, son los dioses de la culpa, el jurado, quienes deciden el destino del acusado. Pero para Michael Haller Jr. los dioses de la culpa son otros y tienen otro cometido.

Nos reencontramos con Mickey Haller en su momento más bajo. A lo largo de El quinto testigo, Mickey rumiaba la idea de estar en la mesa equivocada del Tribunal. En las últimas páginas incluso anunciaba su candidatura. Pero en la apertura de Los dioses de la culpa nos enteramos que su campaña saltó por los aires por un antiguo cliente al que consiguió la libertad y reincidió trágicamente. Haller vuelve prácticamente a la casilla de salida, con un nombre poco reputado y clientes poco apetitosos. Al menos, el proceso de ejecución hipotecaria sigue ofreciendo ingresos de la mano de Jennifer Aronson, su joven asociada.

Los dioses de la culpa cierra un arco emocional de Mickey Haller y su sentimiento de culpa

Un aspecto importantísimo para entender este libro. Los dioses de la culpa es el primero publicado tras el estreno de la adaptación de El inocente (The Lincoln Lawyer). La película fue del agrado de Connelly, a diferencia de la que Clint Eastwood hizo con Deuda de sangre. Incluso se rumoreó una secuela que a día de hoy sigue sin dar señales de vida. Es más fácil entender así que recupere a la plana mayor del primer libro, con la vista puesta en servir una historia que adaptar. Así, vuelven personajes como Gloria Dayton, prostituta y cliente habitual de Haller. O Lankford, policía con aversión a los abogados en general y a Mickey en particular.

Michael Connelly recuperó los personajes de El inocente con vistas a una secuela cinematográfica y ha escrito la mejor novela de Mickey Haller

Michael Connelly aprovecha varios de los entonces secundarios y ahora protagonistas. El caso parte de una llamada de un cliente que viene recomendado. Ni Haller ni Lorna reconocen el nombre hasta que intuyen y confirman que se trata de Gloria Dayton. O Glory Days. O Giselle Dallinger. En cualquier caso, la persona a la que Haller creía haber ayudado a salir de la prostitución y ahora está muerta. Para Mick, igual que las dos mujeres fallecidas por culpa del cliente que consiguió dejar en libertad, Gloria forma parte de los dioses de la culpa que le impiden tener la conciencia libre.

Los dioses de la culpa funciona como oportunidad de redención. Haller la aprovechará en tanto consiga soltarse los grilletes que le someten a esos dioses. Lo necesita para volver a trabajar libremente y con conficción. Pero, sobre todo, lo necesita para aspirar a recuperar la confianza de su hija. Hailey es una de las personas que más le importan a Mickey, si no la que más, y también una de las que peor lleva su clientela. El abogado del Lincoln original, tras la película florecieron imitadores en las calles de Los Ángeles, cree que puede conseguirlo.

Ficha técnica

Título: Los dioses de la culpa (The Gods of Guilty)
Autor: Michael Connelly
Traductor: Javier Guerrero
Editorial: Alianza de Novelas
Año: 2018 (España), 2013 (EEUU)
Páginas: 413

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.