Norteamericana

 

Novela negra norteamericana clásica y contemporánea. Dashiell Hammett y Raymond Chandler desnudaron el ideal de la tierra de los sueños.

Un baile en el matadero

Un baile en el matadero, de Lawrence Block

Liam Neeson tiene un puñado de películas intercambiables. Pero hace unos años me topé con una llamada Caminando entre las tumbas. En ella interpretaba a un detective privado sin licencia, ex policía y alcohólico en recuperación. Se llamaba Matthew Scudder y tenía el carisma de los que no necesitan un arma en la mano para imponerse. A Scudder le bastaba con su presencia, su observación y su capacidad de conversación para ir alimentando su curiosidad. La apuesta visual seca y austera abundaba en esa idea del detective que solo se tiene a sí mismo y a quien pueda convencer por el camino. Neeson no ha vuelto a ser Scudder, pero en las páginas de Lawrence Block suma más de treinta años de vida en novelas como Un baile en el matadero.

El principal problema de esta serie es que no están todos los libros traducidos, y por tanto no es fácil seguir el hilo biográfico. Algunas las tenemos en RBA Serie Negra, que está reeditando en orden no cronológico, otras las tenemos en La factoria de las ideas, aunque descatalogadas (en la web no se anuncian), y tenemos que acudir a bibliotecas. Y la verdad es que me extraña porque estamos ante uno de los autores más prestigiosos del género negro. Lawrence Block está entre los herederos de los padres fundadores, Hammett y Chandler. En 1994, la Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos le otorgó su máxima distinción como Gran Maestro. Un reconocimiento merecido para este neoyorquino que empezó a escribir en revistas pornográficas, como Donald E. Westlake, y lleva publicando novelas los últimos 60 años.Leer más »Un baile en el matadero, de Lawrence Block

la habitación en llamas

Harry Bosch #17: La habitación en llamas

La habitación en llamas es una nueva forma para referirse a los clásicos casos high-jingo de Harry Bosch. «Nunca abres la puerta de una habitación en llamas. Te acercas con cautela y…». Cuando las investigaciones se acercan a alguien con responsabilidad política o capacidad para decidir sobre tu puesto de trabajo… debes andar con cuidado. Sin embargo, también es la tristemente exacta descripción del caso que atormenta a su nueva compañera, Lucy Soto. Cuando era pequeña, fue una de las pocas supervivientes del incendio en una guardería ilegal. Ambos viven bajo una luz crepuscular: Harry con la del atardecer y Lucy con la del amanecer.Leer más »Harry Bosch #17: La habitación en llamas

los dioses de la culpa

Mickey Haller #5: Los dioses de la culpa

Los dioses de la culpa es la culminación de un camino personal, el de Mickey Haller. Se trata de una autoafirmación en su vocación y sus capacidades como abogado defensor. La quinta novela de Michael Connelly dedicada al abogado del Lincoln cierra un arco emocional basado en el sentimiento de culpa. En cada caso, Mick ha tenido una sensación encontrada con su misión en el tribunal. Su mentor le explicó que él solo debe procurar la mejor defensa, son los dioses de la culpa, el jurado, quienes deciden el destino del acusado. Pero para Michael Haller Jr. los dioses de la culpa son otros y tienen otro cometido.

Nos reencontramos con Mickey Haller en su momento más bajo. A lo largo de El quinto testigo, Mickey rumiaba la idea de estar en la mesa equivocada del Tribunal. En las últimas páginas incluso anunciaba su candidatura. Pero en la apertura de Los dioses de la culpa nos enteramos que su campaña saltó por los aires por un antiguo cliente al que consiguió la libertad y reincidió trágicamente. Haller vuelve prácticamente a la casilla de salida, con un nombre poco reputado y clientes poco apetitosos. Al menos, el proceso de ejecución hipotecaria sigue ofreciendo ingresos de la mano de Jennifer Aronson, su joven asociada.Leer más »Mickey Haller #5: Los dioses de la culpa

Harry Bosch #16: La caja negra

El año 1992 está marcado para los españoles como el de los Juegos Olímpicos de Barcelona. La ciudad condal se convirtió en centro de todas las miradas ilusionadas. Más preocupadas eran las miradas dirigidas unos meses atrás hacia la anfitriona olímpica del año 84, Los Ángeles. Para los californianos, 1992 está grabado a fuego como sinónimo de disturbios. La absolución de los policías que apalizaron a Rodney King provocó unos disturbios cuya escalada fue imparable. 6 días. 20.000 heridos. 63 muertes. De muchas de ellas nunca fue encontrada la caja negra que explicaba su pérdida.Leer más »Harry Bosch #16: La caja negra

El quinto testigo

Mickey Haller #4: El quinto testigo

Si algo caracterizaba especialmente las primeras novelas de Michael Connelly era su interés por plasmar un problema social en un caso. Eso se fue matizando con el paso del tiempo. Pero con la llegada de la Gran Recesión, el periodista que seguía en él emergió de nuevo. El quinto testigo, publicado en 2011, conecta con la crisis económica que estaba sacudiendo a Estados Unidos y dejando a mucha gente en la calle por el impago de hipotecas. A cambio, los procesos contra desahucios florecieron un próspero negocio para los abogados. Mickey Haller fue uno de los beneficiados. Lisa Trammer, una de las perjudicadas. No solo iba a perder la casa, también fue acusada de asesinar al banquero que se la iba a quedar.Leer más »Mickey Haller #4: El quinto testigo

El cartero siempre llama dos veces

El cartero siempre llama dos veces, James M. Cain

Pensaba que era una novela erótica. Quiero empezar este artículo confesando mi ignorancia. No sabía que este era el título de una novela negra. Imagino que esta percepción se debe al run run alrededor de su última adaptación cinematográfica. Pero cuando estaba paseando por la biblioteca vi el lomo de El cartero siempre llama dos veces con el inconfundible diseño de la Serie Negra de RBA. Y en la contraportada, el reclamo como un referente del género negro.

También he de reconocer que lo que más me ha dolido es haberle hecho este feo a James M. Cain. De su cabeza salió la historia de una de las obras cumbre del film-noir, Double indemnity (o Perdición para el público español). También otra obra como Mildred Pierce (Alma en suplicio) salió de su imaginación. Y estas obras, junto a El cartero siempre llama dos veces, tienen en común la idea de colocar a personas anónimas en la esfera del crimen. Nada de detectives privados o gánsters en el centro de la historia. Es una deriva del género que después de la Segunda Guerra Mundial se popularizaría con libros como El gran reloj.Leer más »El cartero siempre llama dos veces, James M. Cain