texas blue

Texas blues, de Attica Locke

Novela negra negrísima en el corazón de Texas. Por noir y por hablar del racismo contra la población negra. Attica Locke contaba con estos ingredientes mientras la escribía a lo largo de 2016. Sin embargo, a finales de ese año, Trump ganó las elecciones presidenciales y la autora sintió, según ha contado varias veces, que «Texas Blues cambió sin cambiar una sola palabra». Leemos aquí género policíaco y sociología histórica dándose la mano. Todo por la aparición de dos cadáveres, un negro y una blanca, cerca de un río próximo a dos bares de Lark, un pueblo perdido del Este de Texas.

Es habitual referirnos al escenario de una historia como un personaje importante más. O incluso muy importante. Pero en este caso vamos más allá. Attica Locke no ha bautizado su serie policíaca con el nombre del investigador protagonista, Darren Matthews. La autora ha decidido que Texas Blues (Bluebird, Bluebird en inglés) sea el debut de la serie «Carretera 59». Esta ruta cruza de norte a sur los Estados Unidos y al llegar a suelo tejano «discurre por el corazón del Este de Texas». Locke conoce personalmente esa región. Allí nació. A través del trayecto tejano de la 59 pueden rastrearse sus raíces familiares. Y así habla de ella en Texas Blues: «Para los negros nacidos y criados en las comunidades rurales a lo largo de la ruta, la 59 ha representado siempre un arco de posibilidades, una esperanza asfaltada que apuntaba al norte. Pero no para la gente de Darren».

Attica Locke firma una sobresaliente novela negra en el corazón de Texas

Darren Matthews es un miembro de los venerados Ranger de Texas. Antes de ingresar se debatió durante su juventud entre la influencia de su tío William, también ranger, y su tío Clayton, abogado defensor; a su padre nunca llegó a conocerle. Cuando ya hubo entrado, pugnó por investigar casos de odio, pero un Ranger nunca menciona la raza. Ni siquiera cuando investiga a la Hermandad Aria de Texas. Pero cuando arranca esta novela, el futuro de Darren en el cuerpo está en el aire por su implicación en la muerte de un hombre relacionado con la Hermandad. Aunque esto no impide que un viejo amigo federal, Greg, le explique lo que ha pasado en Lark. Y Darren no dude en acercarse.

Texas Blues es el debut del ranger Darren Matthews

Lark es un pueblo pequeñísimo, «se puede recorrer todo Lark en lo que dura un estornudo». Aparentemente tranquilo, su calma se ve interrumpida con dos muertes en una semana tras años sin ninguna, Lark es parte de una circunscripción sociológica muy concreta. Está en «territorio del Klan, donde la ley de la ciudad deja paso a su prima racista y fea con rostro de policías de los pueblecitos y sheriffs rurales». Van Horn es el hombre detrás de la placa de sheriff local que debería impartir justicia pero permanece impasible, en el mejor de los casos, ante el racismo. Y no parece muy contento con la presencia de Darren en sus dominios.

Texas Blues es, en definitiva, una zambullida en la historia de este enclave sureño ficticio y simbólico. Attica Locke consigue una historia vigorosa que mantiene el interés y el suspense. A medida que avanzan las páginas intuyes por dónde puede haber venido la muerte. Hay dos bares en apenas un kilómetro. Uno, el de Geneva, convertido en bar para negros. Otro, el de Wally, con vínculos con la Hermandad. Ambos se conocen, no solo como comerciantes. Pero el hermetismo rural es asfixiante y solo puedes elucubrar hasta que Darren consigue arrancar el secreto.

Ficha técnica

  • Título: Texas Blues
  • Autor: Attica Locke
  • Traducción: Ana Herrera Ferrer
  • Editorial: ADNovelas
  • Año: 2017
  • Páginas: 340

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.