Malaka

Malaka negra

TVE, como cadena pública, debería aspirar a ser la vanguardia de la ficción nacional. Ausente el afán de lucro y presente la voluntad de servicio público, la radio televisión de todos debería procurar dar espacio al talento que no tiene cabida en cadenas privadas por miedo a poner en peligro la contabilidad. Un ejemplo de esto es Malaka. Policíaca, social, desacomplejada. TVE se apunta con esta serie ambientada en los márgenes sociales malagueños a una mirada más realista al género negro.

Malaka arriesga incluso con su puerta de entrada. Tiene un ritmo que se columpia entre lo contemplativo y la lentitud. Y el primer capítulo presenta tantos frentes que puede esconder la trama principal. Pero esta es una historia que avanza a paso y seguro. Y también pese a su fachada de serie policial, con desaparición de chica incluida, Malaka tiene más que ver con las historias de perdedores y una atmósfera que con la resolución de un caso. Como dijo el padrino de Malaka, Javier Olivares (El ministerio del tiempo), esta serie va de que «cuando naces para martillo, del cielo te caen los clavos». Aunque una interpretación más o menos optimista puede sonar a cuento de hadas, es todo lo contrario. Es la parte más fea de una ciudad. La parte menos idílica del trabajo policial. Y versiones tóxicas de relaciones personales.

Malaka brilla como un notable policíaco de perdedores

Una agradable tendencia reciente en la ficción española es la elección de paisajes reales distintos a Madrid. Fariña viajó a Galicia, El día de mañana a Barcelona, Hierro a la isla canaria, El Príncipe a Ceuta… Y Malaka ha apostado por la capital de la Costa del Sol (que también fue el escenario este año de Brigada Costa del Sol). De allí son los creadores de la serie, Samuel Pinazo y Daniel Corpas. Y también dos de los protas, la actriz Maggie Civantos y el actor Salvador Reina. Completa el triunvirato de protagonistas Vicente Romero, que no es malagueño pero sí sevillano.

Con estos ingredientes de origen malagueño y tramas de interés universal, como es el thriller policíaco, Malaka es una serie muy recomendable para quien guste de tramas que se van abriendo al estilo escandinavo, que mira a las zonas menos prósperas como pasaba en The Wire, y que tiene como antihéroes a policías que no han soportado mezclarse con el mal sin contagiarse, como en True Detective. Y pese a toda esta mezcla de densidad y depresión, tiene muy buenos golpes de humor y divulgación del habla local.

Malaka está disponible en el servicio a la carta de RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.