El último caso de Philip Trent

El último caso de Philip Trent

De vez en cuando me dejo caer por una de estas novelas de misterio clásicas. Son más cercanas a la investigación como un rompecabezas o un divertido enigma a resolver que a una investigación criminal propiamente dicha. Pero sin ser precisamente fan de esta versión del género negro, es posible disfrutar con estos ejercicios de ingenio. Como, por ejemplo, el de El último caso de Philip Trent, la novela policíaca que EC Bentley publicó hace ya más de cien años.

Quizá una de las razones por la que me ha entrado tan bien esta novela es porque rompe los esquemas de esas novelas enigma. Los grandes detectives clásicos, y sus lectores, sentían una gran devoción por la lógica deductiva. Todo resultaba un cuadriculado plan que los Sherlock o Poirot de turno conseguían articular en una serie de conclusiones basadas en cosas que poco tenían que ver con el trabajo policial. De hecho, ninguno de ellos era inspector, eran investigadores aficionados. Tampoco lo es el Philip Trent de EC Bentley. Pero se diferencian en el trato que reciben por parte de su creador, que llegó a ser el segundo presidente de la asociación de escritores de misterio Detention Club.

El último caso de Philip Trent discute al modelo Sherlock Holmes

El último caso de Philip Trent se nos presenta como una de esas novelas de misterio de siempre. La gran casa, los señores de clase alta (los Manderson), el servicio (Celestine, Martin, Marlowe…), un par de personajes del entorno (señor Cupples) y el investigador aficionado (Trent) que aventaja por sistema al representante de las fuerzas policiales (Murch). A través de una serie de conversaciones, una aguda capacidad observadora y una desarrollada capacidad deductiva apoyada en una vasta cultura, Trent ofrece una resolución del caso. Sin embargo, Bentley invita a su protagonista a repensar el caso.

El último tramo de El último caso de Philip Trent da un giro interesantísimo a la novela. El misterio sobre cómo murió el magnate Sigsbee Manderson gana matices en su revisión. No solo en las motivaciones de los personajes protagonistas y principales implicados. También habla de lo que espera de una mujer la sociedad del momento (principios s.XX), e incluso se aproxima a la lucha de clases. Raymond Chandler no consideró esta novela como una crítica a las novelas enigma que tanto aborrecía, y señaló su falta de verosimilitud, siendo suaves. No se lo voy a negar. Pero quien ofrezca cierta suspensión de la incredulidad, recogerá una lectura muy amena y placentera. Porque El último caso de Philip Trent está rematadamente bien escrita.

El último caso de Philip Trent fue adaptada al cine en tres ocasiones. Arriba un fotograma de la versión de 1952, dirigida por Herbert Wilcox, con Orson Welles y Margaret Lockwood como el matrimonio Manderson.

Ficha técnica

El último caso de Philip Trent
  • Título: El último caso de Philip Trent
  • Autor: E. C. Bentley
  • Traducción: Guillermo López Gallego
  • Editorial: Siruela Policíaca
  • Año: 1913 (original), 2017 (España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.