True Detective 3

True Detective en los Ozarks

Resulta difícil hablar de True Detective sin referirse a la polarización de opiniones, así que voy a intentar despacharlo rápido. Comparto, con matices, el favorable consenso en torno a la primera temporada. Discrepo, bastante, con los palos generalizados a la segunda. Pero creo que todos esperábamos una tercera a la que irremediablemente se le quedó cara de juicio a Nic Pizzolatto. El creador de la serie se enfrentaba a los cargos de golpe de suerte en la primera, pero peleó la absolución por bache transitorio en la segunda. Y mi veredicto falla a su favor.

La HBO y Nic Pizzolatto han apostado por reconstruir el éxito del debut desde el mismo período de gestación. Nic ha tenido cuatro años para preparar esta tercera temporada: el mismo tiempo que pasó entre la primera vez que se sentó a escribir y la emisión del primer capítulo. Para la segunda, apenas tuvo un año para escribir, firmar equipo y rodar. Pero no solo eso. Pizzolatto ha contado con un ayudante de lujo para la escritura de guiones: David Milch, guionista y creador de muchas series policíacas y criminales de culto. No son hombres precisamente de trato fácil, por lo que se lee en medios estadounidenses. Pero según Nic, ha sido una colaboración muy especial que llevará consigo el resto de su vida.

Nic Pizzolatto se recopila a sí mismo en True Detective 3

El resultado es una temporada que mezcla varias cosas de su obra escrita y audiovisual. Una pareja de detectives como en True Detective I. Un escenario lejos de las metrópolis y poblado de perdedores como en La profundidad del mar amarillo. Una trama intrincada como en True Detective II, aunque más fluida. También una narración con varias líneas temporales, como en True Detective I y Galveston. Y, además, una vuelta de tuerca a los documentales true-crime que tan de moda se han puesto de moda últimamente. Pese a haber visto estos elementos antes, Pizzolatto se las arregla para que suene fresco. Si tengo que echar en falta algún elemento sería sin duda Cary Fukunaga, cuya dirección mejoró la notable True Detective I y cuya ausencia restó brillo a True Detective II. Jeremy Saulnier (Blue Ruin), Daniel Sackheim y el propio Pizzolatto le suplen y el resultado es bastante admirable.

True Detective 3

True Detective III transcurre a lo largo de treinta y cinco años. Pero se cuenta a través de tres años: 1980, 1990 y 2015. El caso arranca una tarde de 1980, cuando los pequeños hermanos Purcell no vuelven de jugar por la tarde. El aviso les cae a los detectives Wayne Hays (Mahershala Ali, el gran protagonista de la temporada) y Roland West (Stephen Dorff, eclipsado por su compañero pero solvente en su participación). Tras una batida, el niño aparece muerto pero no hay rastro de su hermana. Esto sigue así diez años más tarde, en 1990, cuando los detectives vuelven a juntarse para reabrir el caso. Y también 2015, cuando Hays y West ya están retirados pero una joven periodista entrevista a Wayne Hays, cuyo alzheimer dificulta su testimonio, para un documental true-crime sobre el caso.

True Detective 3 recupera el prestigio perdido de la marca

El caso es tan importante como las temas que permite explorar a Pizzolatto. Como el racismo y la corrupción institucional. A Hays le afecta por partida doble, es un policía negro aguerrido que no quiere cerrar casos en falso; en contraste, sin ser mal policía, West (blanco) sí puede escalar en el mando policial. También están los matrimonios desestructurados, prácticamente todos. Desde los padres de los Purcell, clase trabajadora poco culturizada, al mismo matrimonio Hays, él policía y ella escritora, cuyo libro termina generando a su marido tantos quebraderos de cabeza como hallazgos. O, sin entrar en más ejemplos, el de la pareja Hays-West, antes compañeros que amigos.

True Detective 1 me pareció que hablaba más sobre una lucha abstracta entre el bien y el mal. True Detective 3 se parece más a True Detective 2, con una historia más humana y dolorosa. Pero con personajes mejor dibujados. Una temporada en la incluso una secundaria como la profesora de los niños, Amelia, brilla y tiene recorrido. Resulta, en fin, un género negro cuyo caso se construye pasito a pasito con unos personajes que le dan vida y nos crean interés por sus miserables vidas.

True Detective está disponible en HBO España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.