Hasta luego, Bosch

Bosch

Siete temporadas después, Bosch se acabó. Fue una de las primeras series aprobadas por Amazon y se despide como su serie más longeva. No necesariamente entre mucho ruido mediático, pero sí con una calidad ascendente temporada tras temporada. Más hecha. Más madura. Mejor ensamblados sus personajes. Y cada vez más reconocibles por sí mismos en vez de como reflejo de un personaje literario. Y lo mismo con sus tramas, a pesar de sus claras inspiraciones en los libros de Connelly. Bosch es un todo un regalo para el que busque series policíacas con aire noir.

Las historias de Michael Connelly, en especial las protagonizadas por Harry Bosch y Reneé Ballard, están muy relacionadas con el género procedimental. Pero, sin embargo, estas novelas se caracterizan porque el caso investigado suele revelar problemas sociales que afectan a más gente que a la propia víctima. La historia arranca con la llamada para un caso y acaba con su resolución, pero por el camino revela una mirada pesimista. Por ejemplo, el primer episodio de esta última temporada tiene un incendio y el último tiene la resolución. Pero durante la investigación vemos todo lo que funciona mal en la ciudad y en el departamento de policía.

Bosch se despide mejorando cada año durante siete temporadas

Esa historia que trasciende a los casos y un plantel de personajes estable es lo que da personalidad a una serie adapta más de un libro de épocas distintas por temporada. Eric Overmyer, Daniel Pyne y el propio Michael Connelly adaptan los casos a nuestra actualidad, como los originales se basaban en la suya. Y lo mismo hacen con los personajes, que sobreviven independientemente de cómo evolucionaron en las novelas. Harry Bosch, encarnado por un magnífico Titus Welliver, es uno de los mejores detectives seriéfilos, aunque ya lo era en la literatura. Irving, interpretado por Lance Ridder, también ha mantenido un gran nivel en el salto a las series como jefe del LAPD. Pero otros como Jerry Edgar, en la piel de Jamie Hector, han conseguido un recorrido mucho más interesante y rico. En este saco puede meterse también a Maddie Bosch (Madison Lintz) o Money Chandler (Mimi Rogers)*.

*Harry Bosch, Maddie Bosch y Money Chandler serán el trío protagonista de un spin-off sin nombre que se emitirá en IMDBtv. Está por ver cómo llegará a España, pese a que también es propiedad de Amazon. Se habla de que Bosch tendrá que trabajar para el otro lado del tribunal, junto a Chandler, como ya hizo en algunos títulos junto a su hermano Mickey Haller. Por su parte, Haller será el protagonista de su propia serie en Netflix, que sí estrenará sin dudas la serie en España.

Da igual haber leído ya los libros para ver la serie. Y lo mismo para el camino inverso. Hay muchos elementos que siguen intactos, sobre todo las motivaciones de la mayoría de personajes. Pero las circunstancias llevan a caminos distintos para las investigaciones y sus protagonistas. Y así, con un profundo respeto por el material literario y una gran capacidad para reinventar las historias, Bosch se ha convertido en una serie imprescindible por sí misma para los seguidores del género. Igual que su precisa intro, que ya deja ver el tono de sus 68 episodios.

Bosch está disponible íntegra y exclusivamente en Amazon Prime Video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.