Mickey Haller #4: El quinto testigo

Si algo caracterizaba especialmente las primeras novelas de Michael Connelly era su interés por plasmar un problema social en un caso. Eso se fue matizando con el paso del tiempo. Pero con la llegada de la Gran Recesión, el periodista que seguía en él emergió de nuevo. El quinto testigo, publicado en 2011, conecta con la crisis económica que estaba sacudiendo a Estados Unidos y dejando a mucha gente en la calle por el impago de hipotecas. A cambio, los procesos contra desahucios florecieron un próspero negocio para los abogados. Mickey Haller fue uno de los beneficiados. Lisa Trammer, una de las perjudicadas. No solo iba a perder la casa, también fue acusada de asesinar al banquero que se la iba a quedar.

Después de una breve aventura en la Fiscalía, Haller volvió a rodar por Los Ángeles a bordo de su Lincoln. El problema es que los clientes dispuestos a pagar escasean pese a que la criminalidad marcha ajena a la crisis. Además, su hija empieza a pensar en la Universidad. Así que así las cosas, Haller dirigió sus esfuerzos al derecho civil y a la defensa contra las ejecuciones hipotecarias, el único sector en expansión en el mundo de la abogacía. Aunque parece que tras probar el poderío de la Fiscalía del Estado, la misión de la Defensa le pesa más.

La crisis hipotecaria y económica está en el centro de El quinto testigo

Lisa Trammel fue la primera cliente de Haller en el mundo antidesahucios. Y su acusación le devuelve al derecho penal, en el que se hizo un nombre. Su historia es la de una mujer con marido, hijo, un buen trabajo y una buena hipoteca para una casa. Hasta que la primera pieza saltó por los aires. Y las demás le fueron siguiendo. Trammel contrató a Haller para la mantener la casa por la vía legal, pero también organizó un movimiento de protesta. Le llamó FLAG (bandera en castellano), para darle un cariz de patriotismo. Sin embargo, aunque es fácil empatizar con su situación, es difícil sentir simpatía por alguien tan inestable y desobediente con las instrucciones del que le va a salvar. Pero no tanto como para pensar que ha matado a alguien.

El quinto testigo es la novela de Mickey Haller que más tiempo pasa en el juzgado. Tanto en los tribunales como en el despacho del juez, a donde son invitados constantemente Haller y Freeman, la fiscal del caso, por la tensión tan agresiva con la que se comportan el uno con el otro. Lo que ocurre fuera sigue siendo importante para lo que ocurre dentro, pero este caso es especialmente un cara a cara entre los titulares de la acusación y la defensa. Y en esa guerra están presentes las dudas de Jennifer Aronson, una asociada contratada recién salida de la universidad, sobre la responsabilidad de la defensa de una mujer que podría ser culpable. Haller no tiene ningún interés en saber si lo hizo. A ella le consume la duda.

Haller se especializa en los procesos antidesahucios pero debe volver al derecho penal

Una parte también importante de esta historia es la atracción entre Mickey y Maggie, su ex mujer, madre de Hayley… y fiscal. Llevan varios años separados. Sus distintas formas de ver el mundo provocaban discusiones que llevaron el divorcio. Pero Mickey está empeñado en recuperarla como sea. Al borde de los 50, Haller se está replanteando su vida. Y este caso va a ser un momento importante.

Matthew McConaughey encarnó de forma extraordinaria a Mickey Haller en El inocente. Un par de años después, el mismo McConaughey comentaba que se trabajaba en una secuela y él estaría encantado de ponerse de nuevo los zapatos de Haller. Sin embargo, pasados seis años, mantienen los derechos pero nada más sabemos. Pero leyendo El quinto testigo me parece la apuesta más interesante para volver a adaptar al personaje. La otra alternativa requiere de Harry Bosch, cuyos derechos pertenecen a Amazon. El quinto testigo tiene la calidad narrativa de Michael Connelly y el compromiso con una crisis que aún colea. Además de acercarse a otro problema de actualidad como el conflicto entre privacidad y redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.