Enrique Urbizu

Droga Urbizu sin cortar

8 años después de ganar 6 Goya en una noche, Enrique Urbizu no ha vuelto a dirigir una película. No habrá paz para los malvados fue reconocida como Mejor Película y consiguió galardones como el de Mejor Director, Mejor Guion, Mejor Montaje y Mejor Actor. Las inversiones, sin embargo, fueron por otro lado. Y por el camino nos hemos perdido la mirada de cine clásico y sucio del vasco. Tuvo que irrumpir Movistar y su apuesta por la ficción propia para recuperar esa vocación en televisión. Le entregaron las llaves de Gigantes y él les devolvió la serie más negra de la empresa azul.

Enrique Urbizu

Gigantes habla de la familia Guerrero, un clan familiar de clase baja con delirios de grandeza. Se creen los Corleone (de Vito, respetables), pero se parecen más a los Corleoneses (de Riina, auténticas bestias). Y en versión castiza. Ellos son el corazón negro de una serie que, según el propio director bilbaíno, no tiene trama. Abraham Guerrero (José Coronado) es el patriarca por cuyo mísero legado se pelean sus hijos, quienes le desprecian por su carácter déspota. Ellos son Daniel (Isak Férriz), el más parecido al padre y el más callejero. Tomás (Daniel Grao) es el más pretencioso y empresario, aunque su sangre es Guerrero, y también lo será la de su hija y única nieta (Sofía Oria) de Abraham. Y Clemente (Carlos Librado Nene) aspira a boxeador fuera del negocio familiar pero su escaso talento y su padre le impiden escapar.

Gigantes es la serie más negra de Movistar

En torno a ellos aparece toda una serie de gente que amplía el lienzo. Agentes del CNI, jueces, policías, periodistas, políticos, empresarios… Es una red que conecta a los Guerrero con otros clanes y con poderes del estado. Aunque todos se encuentran en una ciénaga gris, deprimente, turbia que ahoga incluso a policías que tratan de hacer su trabajo, como Márquez (Elisabeth Gelabert) o Bárbara (Xenia Tostado). Todo este sistema y confrontación provoca que casi todo sean caras cansadas.

Isak Férriz destaca entre un gran reparto espectacular

Es precisamente en esas caras agotadas, y en los diálogos secos y escenarios sucios donde más se ve el toque de Enrique Urbizu. La parte visual es hija natural del realizador. Personajes hoscos, malas alimañas prácticamente todos, de pocas y malas palabras. Escenarios sucios, viejos, periféricos, de barrio: los que ve cualquiera que no viva en el centro de una gran capital. Y composiciones depuradas, que dejan respirar y a la vez explican mucho de personajes y contexto. A juzgar por lo que ha dicho en entrevistas a ABC y El País, esta parte de construir planos, escenas y secuencias es su gran placer. Y en Gigantes lo ha gozado a lo grande con los guiones de Michel Gaztambide y Miguel Barros.

Enrique Urbizu

Gigantes es una miniserie de doce capítulos perfecta para quien busca género negro. Hay personajes fuertes, aunque miserables. Con unas interpretaciones para enmarcar. Es un entorno eminentemente masculino, pero vemos personajes femeninos muy interesantes. Quizás no hay trama, como dice su director, pero hay una gran historia. No es una serie bonita y complaciente, es una serie negra y sucia de droga Urbizu sin cortar.

Todos los capítulos disponibles en Movistar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.