Harry Bosch

Bosch de dos mundos

Multiverso es una palabra que me viene a la cabeza cuando veo Bosch. Es un concepto relacionado con la mitología de DC Comics y define la existencia de distintas versiones de la realidad. Barry Allen, el hombre más rápido del mundo, lo descubrió al vibrar su cuerpo a mayor frecuencia de la habitual. Y Michael Connelly lo comprobó al cambiar la prosa por el guion audiovisual. Ambos concluyeron conociendo un universo paralelo. Y con el último caso nació el Harry Bosch de dos mundos.

Una definición cercana a lo que supone esta nueva versión es que el bosque es reconocible, pero los árboles están cambiados. Hay pequeños matices que provocan nuevos acontecimientos y, cual efecto mariposa, dibujan una realidad distinta. En todo este juego de espejos, el detective Harry Bosch es quien mayor porcentaje de pureza mantiene respecto a lo que podríamos llamar Tierra-1. Eso si mantenemos el aspecto físico al margen. Pero en cuanto a personalidad, mirada triste y convencimiento, Titus Welliver encarna al perfecto Hyeronimus Bosch. Defensor de la teoría de la noria, «el mal que haces siempre te vuelve», y de la bala única, «todos tenemos una persona por ahí que si conocemos te dispara en el corazón y nadie puede sustituirla». La justicia retributiva más oscura y el determinismo más romántico.

Harry Bosch ha llegado a la cuarta temporada gracias a casos complejos y un rico reparto de personajes

Con estos planteamientos conviven varios personajes que conforman un ya muy reconocible reparto. Parafraseando de nuevo a DC: personajes vivirán, personajes morirán, y el universo Bosch no volverá a ser igual. Pero sí muy parecido, como decía antes. Algunos nombres se quedaron en los libros, otros nacieron directamente para la serie, y unos terceros han transformado su biografía. Y este creciente y próspero entorno ha permitido que aquella buena primera temporada se haya convertido en una notable serie con ya cuatro tandas. Casos más complejos han tejido dinámicas de policías más leales a Harry, como su compañero Jerry Edgar o la teniente Billets; o más hostiles hacia Harry Bosch, como el detective Jimmy Robertson o Bradley Walker, Presidente de la Comisión de la Policía. Y observando desde las altas esferas del LAPD, el ambiguo Irvin Irving posicionándose según le convenga.

En la cima de las tramas puede estar la última temporada, «la mejor» según Michael Connelly. Una temporada que ha sido el debut de Daniel Pyne como showrunner. En estos diez capítulos, la muerte de un abogado pro derechos civiles al estilo Johnnie Cochran era asesinado y el Departamento de Policía de Los Ángeles era puesto en el punto de mira de movimientos inspirados en el Black Lives Matter. Esto levantaba muchos recelos en las comisarias. Pero por encima de todo, Bosch conseguía acelerar la investigación del asesinato sin resolver de su madre. Ese caso abierto ha sido el estímulo continuo de Harry, el que espoleaba su misión: cuentan todos o no cuenta nadie. Porque eso es lo que mueve a Harry Bosch, la persona, y a Bosch, la serie. El encomiable trabajo policial para que las víctimas encuentren justicia.

Bosch está disponible íntegramente en Amazon Prime Video España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.