El irlandés que pintaba paredes

el irlandés

Rebuscando en tuits antiguos he conseguido llegar hasta mis primeras referencias a El irlandés. He necesitado retroceder hasta 2014 y parece que por entonces ya era algo que se resistía a convertirse en realidad. En aquellos días, pensé en The irishman como promesa de redención para Al Pacino y De Niro después de ver Asesinato justo, película tan previsible como olvidable. Y, efectivamente, eso ha conseguido Scorsese. Y es más: El irlandés es como el Disneyland del cine de gánsters.

Harvey Keitel, Robert de Niro y Joe Pesci se reúnen para cerrar un posible cuarteto de Scorsese sobre la mafia que arrancaría en Malas calles (1973), continuaría en Uno de los nuestros (1990) y se tomaría un descanso tras Casino (1995). A este tridente se une la otra leyenda del género, Al Pacino, que nunca había trabajado hasta ahora con el director. También están presentes Stephen Graham y Bobby Cannavale, caras de dos de los personajes más arrebatadores de Boardwalk Empire, serie producida por Martin. Y podríamos estar aquí párrafos y párrafos nombrando caras conocidas, pero cerraremos -entre tantos hombres- con Anna Paquin. Interpreta a una de las hijas de Frankie Sheeran y su presencia en escena es impresionante pese a sus escasas frases.

El irlandés reúne por primera vez a De Niro, Pacino y Joe Pesci bajo la dirección de Scorsese

El irlandés es hija de su tiempo y del momento de su autor. Malas calles se parecía al cine callejero y sucio de la época, y su protagonista era un inconsciente quinqui. Uno de los nuestros y Casino se instalaban en la exuberancia noventera de personajes guays. Y en El irlandés se mira sobre todo al ocaso de sus personajes. Hay más diálogo que acción. Es evidente que Scorsese mira cada vez más lejos en la vida de sus personajes a medida que también él se hace mayor. Y no solo porque cada una de estas películas acaba en un momento más avanzado de edad de sus protagonistas. Incluso cuando aún queda lejos su vejez, algunos personajes ya hablan de la necesidad de tener unida a la familia. Y en esta última obra llega más lejos que nunca, con un último tramo demoledor.

Steven Zaillian firma un guion implacable que adapta la novela de no ficción I Heard You Paint Houses (He oído que pintas casas, Charles Brandt). Relata la vida de Frankie Sheeran (contenido De Niro), quien hizo carrera en el crimen organizado como sicario gracias a Russell Bufalino (sutil Pesci), influyente miembro de su familia criminal, y Jimmy Hoffa (pletórico Al Pacino), todopoderoso jefe del sindicato de camioneros. El irlandés hace un repaso al tercer cuarto de siglo XX, pasando por la estrecha relación del crimen organizado con el sindicato más fuerte del país y la presidencia de Kennedy. Aunque todo visto desde el punto de vista de sus protagonistas. Más como consecuencia de sus cuestiones personales y causa de sus dolores de cabeza, que como reconstrucciones integrales de acontecimientos.

Un Pacino desatado, un De Niro contenido y un Pesci sutil firman un posible fin de ciclo para el cine de gánsters

Entre tanta conversación sobre la película han destacado dos críticas negativas. Una el metraje: puede ser una barrera, pero es imperceptible para los que la estamos disfrutando. Otra la escasa presencia de mujeres: pero la película está narrada en primera persona por Sheeran y él se movía en círculos eminentemente masculinos; y a medida que se involucraba en su labor como sicario, más se alejaba de su familia, sobre todo de sus hijas.

Considerada como un gran testamento final de Scorsese, El irlandés podría marcar un fin de época para su elenco protagonista. Después de no compartir escena en El Padrino II, Pacino y de Niro se juntaron por primera vez en la sobresaliente Heat. Y después de fracasar con el esperado reencuentro en Asesinato justo, Scorsese les da la despedida que merecen tras demasiados años en películas menores. Incluso Joe Pesci ha vuelto tras años retirado para estar presente en este broche. Difícilmente repetirán obras de nivel similar, y más complicado aún será que sea juntos. Que solo Netflix se arriesgara a producir esta película nos da alguna pista de que no hay mucha esperanza de que me equivoque. Pero estas tres horas y veinte no nos la quita nadie.

El irlandés está disponible en Netflix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.