Harry Hole #9: Fantasma

Harry Hole

Con una cicatriz que le atraviesa la cara. Con un dedo menos. Sin placa. Con el amigo Jim Beam acechando. Tan implacable como siempre. Harry Hole regresa con un traumático caso titulado Fantasma. Jo Nesbo trae de vuelta a su investigador tras una turbia etapa en Hong Kong como «asesor de prestatarios», recordando a morosos que había vencido su plazo de pago y aconsejándoles que pagaran su mayor brevedad. No lo trae por gusto. El ex comisario de la policía de Oslo es informado de que Oleg, el hijo de Rakel, el chico al que vio crecer, ha sido acusado de asesinato.

La novena entrega de la serie es una aproximación distinta a las predecesoras. Por primera vez, Hole vuela libre. Nunca ha sido muy amigo de las jerarquías y compartir información. Pero esta vez no tiene el colchón de seguridad que otorga la placa, ni las puertas automáticamente abiertas gracias a la llave maestra que simboliza el distintivo policial. Harry Hole va por libre y además se las apaña para eludir cualquier radar que registre su actividad a ojos de los pocos que saben que pisa de nuevo suelo noruego.

Harry Hole vuelve a Oslo trabajando como un fantasma: por libre y evitando radares

Su vuelva a casa está provocada por uno de los casos más personales de su carrera. Oleg Fauke. Conoció al pequeño Oleg como el hijo de la mujer de su vida. Pero llegaron a entablar una de las escasas pero estrechas relaciones sociales de Harry. Con él se picó a carreras de natación y partidas de tetris. Luego llegó el muñeco de nieve, Harry dejó Noruega, Oleg y Rakel también. Pero Oleg y Rakel volvieron y ahora Oleg está acusado de asesinato. Cuando Harry se entera, se presenta de nuevo ante su antiguo jefe, Gunnar Hagen, para pedirle investigar la muerte de Gusto Hanssen. Pero como le responden que la investigación está resuelta con la detención de Oleg, que el caso es de otro Cuerpo, y que él mismo está inhabilitado, Harry decide tomar la justicia por su cuenta.

El niño del que cuidó años ha sido acusado de asesinato y Hole regresa a Oslo para demostrar su inocencia

Por lo demás, Fantasma se enreda tanto como suele ocurrir en las novelas de Jo Nesbo. El autor explora las miserias presentes a espaldas de la Noruega oficial y socialdemócrata. La investigación sobrevuela el mercado de la droga en las zonas más deprimidas de Oslo. Allí ha aparecido una droga nueva, de la mano de una suerte de Heisenberg noruego. Y en torno a ella se construye una trama con camellos, yonquis, drogadictos y corruptelas. Mientras Hole penetra en todo este mundo, acabará buscando la ayuda de improbables aliados como Mikael Bellman, flamante jefe de Crimen Organizado. Como en su día Tom Waaler, Bellman se ha convertido en un antagonista perfecto que estás deseando que aparezca en la siguiente línea.

Fantasma asciende a mi podio de historias de Hole, coronado por El redentor. La trascendencia personal para su protagonista. Su capacidad para integrar las turbias dinámicas policiales habituales en una historia que se puede leer suelta es un gustazo para el lector. Le perdona uno, o al menos le perdono yo, cuando se pone peliculero con sus escenas de acción a lo John McClane. Me cuesta más perdonarle que utilice una narración paralela en boca de la víctima para subrayar hallazgos y sugerencias de la investigación. Pero un Harry Hole siempre es una extraordinaria elección que llevarse a las manos. Y más en este caso.

Ficha técnica

Fantasma
  • Título: Fantasma
  • Autor: Jo Nesbo
  • Traducción: Carmen Montes Cano y Ada Elisabeth Bernsten
  • Editorial: Penguin Random House
  • Páginas: 496
  • Año: 2011 (original), 2015 (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.