Rocco Schiavone 3: Una primavera de perros

Esta serie de novelas policíacas de Antonio Manzini tienen un tic de novela enigma que me gusta muy poco. Su protagonista, Rocco Schiavone, es un investigador que se guarda para sí demasiados detalles o deducciones. Pero suele pasar que a la gente que más quieres le perdonas sus defectos. Y el subjefe Schiavone me parece un personajazo imprescindible. Romano, irritable, socarrón e implacable. Su destierro al Valle de Aosta se acerca al tercer trimestre, pero el frío sigue sin remitir y las tocadas de cojones de décimo grado, un caso al canto, siguen cayendo. Vamos, lo que viene siendo una primavera de perros de manual.

Desde la ventana de esta tercera aproximación a Rocco Schiavone vemos cómo está abriendo la puerta a una nueva vida. El frío ha suavizado el estilo Casanova romano. Rehuye los líos de faldas y abraza la posibilidad del pragmatismo y la estabilidad con Anna. Sin embargo, hay un par de cosas que impiden abrir del todo esa puerta. Rocco teme traicionar a Marina, su esposa fallecida, teniendo una relación seria con otra mujer. Una relación más allá de la infidelidad sexual que no parecía quitarle el sueño.

Una primavera de perros enfrenta a Rocco Schiavone a dos casos simultáneos

Pero también hay otra razón más que evita que Rocco pueda establecer una relación. La de siempre. El trabajo policial. Incluso con su carácter rebelde dentro de la Policía del Estado, el subjefe Schiavone no admite tregua hasta que resuelve lo que tiene entre manos. En Una primavera de perros, el romano debe investigar dos casos. El primero es un accidente de tráfico en el que mueren dos personas y resulta conflictivo porque el vehículo llevaba una matrícula falsa. Pero lo que más le obsesiona es la desaparición de una joven.  Giovanna lleva un par de días sin ver a su amiga Chiara Berguet, hija de una bien posicionada familia local. Sin embargo, la familia no quiere denunciar. Pero por suerte para Chiara, Rocco no piensa pedir permiso para encontrarla.

Una primavera de perros me ha parecido un buen paso adelante en la serie Schiavone. Manzini evoluciona a sus personajes, incluso amplía el círculo de confianza del subjefe con un miembro más. Al protegido Italo Pierron y a la confiable Caterina Rispoli se incorpora el responsable Antonio Scipioni. Schiavone los necesitará a todos, y veremos si con eso basta, para investigar el siguiente caso. Manzini lo presenta a lo largo de esta novela con fragmentos diseminados y una dolorosa explosión. Sol de mayo tiene pinta de abrasar.

Ficha técnica

  • Título: Una primavera de perros
  • Autor: Antonio Manzini
  • Traducción: Regona López y Julia Osuna
  • Editorial: Editorial Salamandra
  • Páginas: 282
  • Año: 2015 (Italia), 2016 (España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.