Los asesinos de la luna, de David Grann

los asesinos de la luna

Creo que tarde o temprano habría llegado a este libro. Pero fue temprano gracias al toque de un par de midas como Scorsese y Dicaprio, que compraron los derechos para hacer una película. Pero, como decía, habría llegado igual porque este libro de David Grann es un elogiadísimo trabajo periodístico sobre un vergonzoso capítulo de la historia reciente de Estados Unidos. Los asesinos de la luna retrata el reino del terror que se extendió sobre la comunidad osage hace ya cien años en Oklahoma. Y Grann renuncia a su novelización para abrazar la no ficción y la crudeza de este ataque organizado del hombre blanco contra la población osage.

Los asesinos de la luna reposa sobre un puñado de acontecimientos. Todo parte del encaje de la comunidad de los indios osage en el vasto territorio de los Estados Unidos. La Casa Blanca llegó a recibir a representantes osage para certificar que formaban parte del mismo pueblo que el resto de norteamericanos. Pero aquello solo fue un empujón hacia los infiernos. La comunidad terminó en un pequeño condado de Oklahoma, donde resultó que había mucho petróleo, que convirtió a los osage en un pueblo que podría nadar entre millones de dólares. Sin embargo, el hombre blanco y su aparato institucional no lo iba a permitir. Los osage fueron tutelados por hombres blancos para explotar su rico patrimonio. Y eso tampoco fue suficiente. Y la cifra de muertes se disparó entre los osage. Muertes que se convertirían en una prueba de fuego para un emergente FBI con Hoover recién nombrado.

Los asesinos de la luna explica el Reino del Terror contra los osage

Pero no todo es tan sencillo. Y este hilo conductor lo amplía Grann acompañando el necesario contexto social, el adecuado retrato de personajes (reales) y un amplio dominio de fuentes oficiales y periodísticas. Todo en apenas trescientas páginas, con gran ritmo y sin resultar atropellado o falto de matices. Porque el centro de Los asesinos de la luna es el Reino del Terror que sufrió la comunidad osage. Pero la historia arranca con su desplazamiento a unas tierras que nadie más quería, pasa también por los intentos de integrismo y acaba con un par de asesinos en prisión y otro montón de asesinatos sin resolver; hubo muchos más que los apenas veinticuatro recogidos oficialmente, tal como concluye Grann.

Los asesinos de la luna es un gran ejemplo de trabajo de investigación y gustará a los amantes de la no ficción criminal o true crime. No hay tanta invitación al rompecabezas, como en El asesino sin rostro de Michelle McNamara. Pero sí existe ese mismo afán de descubrir la verdad a través de los detalles perdidos. En las últimas páginas, Grann explica cómo casi noventa años después de los años del terror, él mismo se desplazó a aquellas tierras para hablar con descendientes de víctimas y testigos y entrar en contacto con documentos y testimonios gráficos supervivientes tanto tiempo después. Uno de los supervivientes de aquella época dice las últimas palabras del libro: «Estas tierras están empapadas de sangre. Y la sangre clama desde la tierra».

Ficha técnica

  • Título: Los asesinos de la luna
  • Autor: David Grann
  • Traducción: Luis Murillo Fort
  • Editorial: Penguin Random House
  • Páginas: 299
  • Año: 2017 (original), 2019 (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.