el leopardo

Harry Hole #8: El leopardo

Vuelve al fin Jo Nesbo a esta página. El descanso que me quise tomar tras leer las primeras siete novelas en siete meses, para llegar a tiempo a la película, se alargado más de la cuenta

Vuelve al fin Jo Nesbo a esta página. El descanso que me quise tomar tras leer las primeras siete novelas en siete meses, para llegar a tiempo a la película, se ha alargado más de la cuenta. Y parece que el noruego supiera que esto me pasaría porque El leopardo es el libro más gordo de la serie hasta aquí. Casi setecientas páginas de reencuentro con el gran Harry Hole. Tan alto como hundido, tan roto como implacable. Aunque cuando arranca esta novela, Harry solo se parece a alguien roto y hundido.

Los acontecimientos finales de El muñeco de nieve fueron demasiado fuertes para sus supervivientes. Muchos pusieron tierra de por medio. Y Harry Hole fue de los que más. El comisario dejó Oslo y se marchó hasta Hong Kong. Allí, tras unas cuantas decisiones cuestionables, acabó endeudado y escondido en albergues y zonas deprimidas. Kaja Solness acude a su rescate no solicitado cuando se suceden un par de muertes aparentemente conectadas en Oslo. Aunque Hole accede cuando descubre que un familiar está en estado delicado de salud. Esta situación de su padre deja algunas de las conversaciones más emotivas del libro.

Harry Hole se enfrenta a un nuevo asesino en serie en El Leopardo

Sobre la trama policíaca, es obvio que más de seiscientas páginas dan tiempo para una investigación larga, compleja y con muchos giros. Y el estilo tan misterioso de Nesbo juega muy a favor del misterio, que da lugar a muchas posibilidades y hacerte dar por sentado demasiadas cosas, pero también un poco en contra de la agilidad al final, porque obliga a verbalizar demasiadas reconstrucciones. En cualquier caso, como explicaba el autor en Página 2, no importa tanto la actuación policial como acompañar a los personajes y ver si tomarán las «decisiones morales correctas».

Mikael Bellman es el nuevo compañero rival de Harry Hole

Haciendo visible este duelo moral, Harry Hole mantiene una guerra fría con el investigador Mikael Bellman, comisario jefe de Kripos (Policía Judicial). Esta dinámica recuerda a la que tenía con Tom Waaler en las novelas de la Trilogía de Oslo, e incluso alguno de los hombres de Bellman se refieren a Waaler. Bellman encarna un rol similar: mucha seguridad en sí mismo, pocos escrúpulos para alcanzar lo que quiere. En este caso, esa meta es controlar una Kripos que controla la investigación de asesinatos, marginando a la Unidad de Delitos Violentos a la que pertenece Harry Hole y que dirige Gunnar Hagen, su gran valedor. Esta guerra se libra cara a cara en el caso del asesino en serie que obliga a realistar a Hole. Pero no solo…

Tampoco se limita Nesbo a pisar calles de Oslo en El leopardo. Hole ofrece un tour macabro por la capital, por zonas rurales del país nórdico, por los lugares más deprimidos de Hong Kong y por el corazón de África. Todo para resolver unas muertes producidas con un extraño artilugio que El Caballero coloca en la boca a las víctimas avisando de no tirar del hilo. Si le está avisando de que morirá o solo está jugando, la víctima lo desconoce. Y así se plantean su propio ser o no ser. Si aguantar el dolor o tirar del cordel y darle fin quizá al dolor, quizá a la vida. Una pregunta que, en cierto modo, también se plantea Harry Hole cada vez que se ve solo y ante una botella. Una pregunta que Nesbo vuelve a hacerle con un caso escurridizo y una compañera que se interesa mucho por él.

Ficha técnica

El leopardo portada
  • Título: El leopardo
  • Autor: Jo Nesbo
  • Traducción: Carmen Montes y Ada Bernsten
  • Editorial: Penguin Random House
  • Páginas: 696
  • Año: 2014 (España), 2009 (Noruega)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.