Ed Brubaker

Ed Brubaker es un guionista de cómics norteamericano especialmente implicado en el género negro. Ha participado en series históricas (Batman, Capitán América…) o ha creado marcas propias (Sleeper, Fatale, Kill or be killed, Fatale…). Pero siempre, ya sea con historias de perdedores (Criminal), con procedimentales policíacos (Gotham Central), o aventuras de espías (Velvet), ha aportado un sello personal basado en personajes complejos e interesantes. Brubaker está considerado uno de los mejores de la industria del noveno arte, algo trabajado con talento, muchas lecturas a sus espaldas y una vida como ratero en su juventud. Estar tan cerca de la prisión le recondujo a una vida más civilizada y próspera como creador incansable de historias noir.

Gotham Central: En el cumplimiento del deber

Gotham es la ciudad noir por excelencia en el mundo de los superhéroes. Batman, su guardián silencioso, es reconocido por sus aptitudes como investigador. Sus enemigos más reconocibles son sospechosos habituales del crimen organizado. El Joker, Dos Caras, el Pingüino, Enigma… La serie animada dio buena muestra de lo que se puede hacer con el caballero oscuro, Gotham y el hampa. Sin embargo, siempre lo hemos visto desde el prisma del protector vigilante. Y Ed Brubaker, Greg Rucka y Michael Lark decidieron que había que hacer saber que la honradez policial no solo estaba encarnada por Jim Gordon en la comisaría de Gotham Central.

Gotham Central: en el cumplimiento del deber recopila las primeras diez grapas de la serie, divididas en tres grandes casos. Brubaker y Rucka firman juntos el primero (En la línea del deber) y se reparten los otros (Motivo y Media vida). Por su parte, Michael Lark se encarga del dibujo. Rucka se suma así al equipo de La escena del crimen, escrita por Brubaker y dibujada por Michael Lark. El resultado es una obra más coral en cuanto a número de protagonistas y más oscura tanto en el enfoque de sus tramas como en el aspecto visual de sus viñetas.Leer más »Gotham Central: En el cumplimiento del deber

Velvet cómic

Velvet, de Ed Brubaker y Steve Epting

El género negro se mueve entre sombras. Entre ellas se difuminan las fronteras de lo correcto y lo incorrecto, «¡gris! ¡el mundo es gris, Jack!». Y envuelto en sombras, cualquiera puede ser un aliado oculto o un enemigo íntimo. Hay un tipo de historias que no suele considerarse noir, las de espías, pero encajan sin problemas. Es el caso de Velvet, un cómic de Ed Brubaker y Steve Epting, quienes firmaron una de las etapas más aclamadas del Capitán América, con marcados ecos del mundo del espionaje. Y aunque fueron siete años ininterrumpidos, los autores se quedaron con ganas. Tras unos meses de descanso se volvieron a reunir para dar vida a Velvet Templeton. Ella es la protagonista de este potente, cautivador y adictivo thriller de ambientación setentera.

Velvet crece a lo largo de quince grapas vibrantes. Brubaker entiende el juego de espías. La trama es compleja y se retuerce a cada descubrimiento, pero es sólida. El punto de partida es el asesinato en París de Jefferson Keller, un agente X-14 de la agencia británica Arc-7. Tanto él como otros protagonistas de este cómic tan coral son claros trasuntos de algunos personajes del universo James Bond. 007 sería X-14, M sería Manning… y Moneypenny estaría representada muy libremente en Velvet Templeton. Pero Brubaker les da su propia personalidad más turbia en un entorno más intrigante y tenso al estilo de Tinker Tailor Soldier Spy, Charada o Con la muerte en los talones. Tampoco se queda atrás Steve Epting con un dibujo espectacular en las escenas de acción e imaginativo en los diálogos. En estos círculos de claroscuros, los colores de Elizabeth Breitweiser también son absolutamente imprescindibles.Leer más »Velvet, de Ed Brubaker y Steve Epting

la escena del crimen

La escena del crimen, de Ed Brubaker y Michael Lark

Cuando empecé a buscar cómics de género negro, el nombre de Ed Brubaker fue uno de los más repetidos. Ya sea en obras de nueva creación o imaginando nuevas aventuras para superhéroes. Moviéndose entre la intriga y el espionaje, como pude ver en Sleeper. O recreando el género negro más clásico, como muestra en La escena del crimen. Este fue uno de sus primeros trabajos tras desembarcar en DC Comics, y contó con los dibujos de Michel Lark, entintados por Sean Phillips. Según Brubaker, «fue mi primer intento de escribir misterio, surgido de mi amor por los libros de Ross Macdonald del detective Lew Archer».

La idea del autor era que La escena… fuese una serie, pero el editor se tomó su tiempo antes de pedir -tarde- otro caso. Y nos quedó únicamente este A little piece of goodnight, un centenar de páginas de noir repleto de homenajes. Empezando por el escenario. La escena del crimen está ambientada en San Francisco, California. La ciudad y el estado de los tres reyes de la novela negra norteamericana. En San Francisco trabajaba Sam Spade, el detective de Hammett. Y en California operaban tanto Marlowe, en Los Ángeles, como Lew Archer, en la ficticia Santa Teresa. Y también en la capital del estado se desarrollaba uno de los referentes más claros de la historia de Brubaker, Chinatown, dirigida por Polanski y escrita por Robert Towne. El cómic se inspira no solo en la tragedia familiar, también rinde tributo estéticamente a Jack Gittes a Jack Herriman.Leer más »La escena del crimen, de Ed Brubaker y Michael Lark

Sleeper, cómic de Ed Brubaker

Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Uno de los destinos recurrentes en el género negro en cualquiera de sus formas es la asimilación final entre héroe y villano. Por debajo de ideales y motivaciones, están los peones que tratan de contrarrestarse y cuyos protocolos a veces son indistinguibles. Estas obras sugieren la conclusión de que son los hechos los que te definen. O como dice el personaje de Jack Nicholson en Infiltrados: «nos decían que podemos ser polis o delincuentes, pero cuando tienes delante una pistola cargada, ¿cuál es la diferencia?»

Esta ambigüedad moral está perfectamente representada en Sleeper, un cómic de Ed Brubaker dibujado por Sean Phillips. Los dos forman una de las parejas creativas más prestigiosas de las viñetas en general y el noir en particular. Se cruzaron por primera vez en La escena del crimen (1999), donde Phillips fue el colorista. Sin embargo, inauguraron su camaradería con esta cabecera de espionaje.

Leer más »Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips