Vuelve Perry Mason

Perry Mason

HBO cambió lo suficiente de Perry Mason como para no ser la versión original y lo mejoró lo suficiente como para que no importara. Creo. El ecuador del siglo pasado le encumbró como el abogado más famoso de la cultura popular gracias a su protagonismo en series, libros y radio. Su fama le caracterizó como el ideal de abogado incisivo y abanderado de causas perdidas que siempre lograba a última hora el testimonio necesario para su cliente. Pero aquellas obras se inspiraban en su mejor momento profesional. Rolin Jones y Ron Fitzgerald, sin embargo, han preferido escarbar en la biografía de Perry y contarnos cómo se convirtió en ese mítico abogado. Y en qué mundo vivía cuando trataba de conseguirlo.

Las historias clásicas, originales, de Perry Mason podían categorizarse como procedimentales y autoconclusivas. Pero esta nueva Perry Mason son una serie nueva para un público nuevo. No sé cuántos de los que se sientan a ver la serie de HBO han visto, oído o leído alguna vez el material original. Yo ya aviso que no. Esta nueva Perry Mason es una historia de corte noir en una ciudad de Los Ángeles más propia de las novelas de James Ellroy o Hammett. Son los años treinta y Mason aún no es siquiera abogado cuando arranca la serie. Mason es Perry, un investigador privado al servicio de EB Jonathan. Un investigador que se patea la ciudad y se enfrenta a la corrupción y la criminalidad en sus encarnaciones más callejeras. Lo que nos deja un personaje triste, retraído y desconfiado.

La nueva Perry Mason es una serie de corte noir clásico

Perry Mason arranca con la operación de rescate de un niño secuestrado, devuelto muerto a sus padres pese a haber entregado el dinero solicitado. Esa traición a los padres se convierte en el misterio a resolver por Perry Mason (Matthew Rhys), contratado por alguien cercano a los padres de Charlie Dodson. Sin embargo, ese misterio encierra más y más misterios en una tortuosa y confusa investigación que implicará a las élites de la ciudad, a los bajos fondos locales y a la Radiante Asamblea de Dios, liderada por la Hermana Alice (Tatiana Maslany). Los elementos se mezclan muy bien con una atractiva dirección de Tim van Patten, que aporta su experiencia en títulos emblemáticos del género. Ahora bien, no me llega a quedar claro si la confusión es la propia del noir o es fruto de una narración algo fallida. Un revisionado me apetece mucho para resolver la duda.

La serie tiene todo para convertirse en un clásico de la cadena más prestigiosa. El noir suele enganchar en un primer momento por el misterio que presenta. Pero la investigación también permite navegar por las miserias de la ciudad. El racismo que sufre el agente Paul Drake, un poli negro en los años treinta. La presión machista que sufren la mayoría de mujeres. Y las turbias conexiones que suele haber entre las reducidas élites que dominan una ciudad y los criminales de los bajos fondos o los sectores más corruptos de las fuerzas de seguridad. La serie ha sido renovada para una segunda temporada, y podremos seguir viendo qué más esconde la década de los años treinta en Los Ángeles y si Perry Mason se convierte en lo que proyectaba ese abogado tan icónico. O si llega a convertirse en otra cosa.

Perry Mason está disponible en HBO España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.