Kill or be killed #1, de Brubaker y Phillips

kill or be killed

La pareja más emblemática del género negro en viñetas tiene especial gusto por adaptar su mirada a varios moldes. Por ejemplo, lo han hecho en historias de detectives y noir clásico, y en thrillers de espías y antihéroes. Y en esta ocasión, Brubaker y Phillips apuestan por lo paranormal en Kill or be Killed. A diferencia de cómics anteriores, la pareja no habla de perdedores de vuelta de todo en la vida, pero el chaval protagonista también tiene sus derrotas a cuestas. De hecho, su evolución a justiciero es una suma de momentos patéticos. Y serán los verdugos de otros derrotados quienes le permitirán seguir siendo un estudiante de día y un vengador de noche. No necesariamente a gusto, pero si llegando a ser «muy bueno en esto [de matar]».

Kill or be killed gira en torno a Dylan. Un chaval que es la viva imagen del chico que pasa desapercibido. Un estudiante cerca de los treinta que cree que se queda atrás. Un chico que ve cómo su compañero de piso liga con la chica con la que mejor se entiende y de la que aún sigue enamorado, Kira. Una persona que se siente sola, en definitiva. Nada le sale bien. Ni siquiera el suicidio con el que trata de acabar con todo esto y resolver el dilema que tenía Hamlet. Pero la supervivencia no le sale gratis. Unos episodios extraños le convencen de que para seguir viviendo deberá convertirse en un castigador de gente que hace peor el mundo.

Brubaker, Phillips y Breitweiser dan un toque paranormal a su género negro de siempre en Kill or be killed

Pero a pesar de esta apariencia de Peter Parker, y ser una serie con toques paranormales, Kill or be killed navega en aguas de este mundo. El propio Dylan explica las coordenadas en las que se mueve la historia. «El mundo es una mierda y todos lo sabemos». «Casi todos los días algún gili se pone a disparar sin motivo». «Polis matan a chavales negros inocentes y no les pasa nada». «Los psicópatas se presentan a presidente…». Pero a pesar de todo este mar de males, la decisión de matar para no morir no es tan fácil. Una cosa es desear que desaparezcan los indeseables, y otra hacerlo uno mismo. Y como en otras obras de la pareja, Ed Brubaker explota muy bien las inseguridades ante decisiones. Hasta el mismo punto de dudar de si no se está inventando todo lo que rodea a su misión como justiciero.

El primer cómic de la serie es un arco de origen que presenta de forma muy ágil el justiciero que será, el perdedor que siempre ha sido, sus obsesiones e inseguridades, y los problemas a los que se enfrenta para aunar esta doble vida. Una mezcla de elementos que ya hemos visto en series anteriores. Pero creo que sobre todo Kill or be killed encajaría bien en los ambientes urbanos y decadentes de Criminal. Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser (que ya lleva un par de series colaborando con Ed y Sean) se encargan de plasmar esos escenarios con dibujos bastantes realistas y colores por lo general apagados. En definitiva, puede que haya toques paranormales, pero este es una historia en la que reconocemos a sus autores.

Ficha técnica

kill or be killed
  • Título: Kill or be killed
  • Autores: Ed Brubaker, Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser
  • Traducción: Joan Josep Mussarra
  • Editorial: Panini
  • Páginas:128
  • Año: 2018 (España), 2016 (EEUU)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.