En un lugar solitario, de Dorothy B. Hughes

en un lugar solitario

El agente de Bogart debió de ser un genial lector de novela negra. O quizás no. Pero imagino que sí. El montón de ofertas tenía que estar a rebosar, pero elegir bien es todo un arte y él lo dominaba. Si no sabes qué leer, échale un ojo al imdb de Humphrey Bogart. Allí está una muestra de lo mejor del noir escrito. Raymond Chandler, WR Burnett, Dashiell Hammett, David Goodis… y mi última lectura, Dorothy B. Hughes. Ella escribió En un lugar solitario, que le dio a Bogart una de sus mejores líneas en pantalla y a los demás un noir muy absorbente y un libro de los que hay que leer alguna vez.

En un lugar solitario se publicó en los años cuarenta, en plena posguerra. Y su protagonista es uno de esos ex militares que volvió a casa sin mucha perspectiva de futuro. Dix Steele fue aviador con el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial y ahora tiene poco más que mucho tiempo libre. Lo primero que sabemos de él es precisamente que extraña sus días de altos vuelos militares. Y lo segundo que es merodeador. Pasea a solas por la noche, busca encontrarse con mujeres solas, y luego las persigue. De lo que hace cuando las alcanza nos enteramos cuando lee el periódico. En un lugar solitario le dio el protagonismo al asesino de la novela. Y sin pudor alguno.

Un agresor sexual nocturno protagoniza este clásico de la novela negra de Dorothy Hughes

En esos años se estilaba el suspense psicológico. Gente ordinaria se veía envuelta en situaciones más grandes que ellos. Eran novelas del estilo de El gran reloj o El asesinato como diversión. O incluso unos años después llegó El asesino dentro de mí, donde el mismo investigador era un potencial asesino que trataba de contener esa Enfermedad. Pero En un lugar solitario es especialmente significativa porque no trataba de conceder ningún descargo al que hacía cosas malas. Dix es lo que es, como cualquier asesino perseguido por Marlowe, Macdonald o Spade. Pero en lugar de seguir al detective investigando, seguimos el día a día de Dix.

Bogart incluyó En un lugar solitario entre su filmografía noir más brillante

En un lugar solitario no está narrada en primera persona por el protagonista. Pero narra de forma exhaustiva el día a día y cada pensamiento del protagonista. El café, el periódico, las copas, lo que le sugiere esa chica que está sola, lo que piensa de Laurel cuando está con él y lo que teme cuando no, lo que sabe que está descubriendo Brub y lo que cree que le puede esconder como detective del LAPD, o lo que sospecha Sylvia, la mujer de Brub. Dix Steele se jacta de controlar cada detalle, pero paulatinamente cae en la paranoia creyendo que todo es un elemento que debe gobernar.

Por todo esto sorprende que no hubiera una edición en castellano de En un lugar solitario hasta 2019. Incluso que fuera una joven editorial no centrada en el género negro quien diera la campanada. Pero a fin de cuentas ya podemos coger un libro en cuya portada aparece este título acompañado por un fotograma de la versión cinematográfica protagonizada por Gloria Grahame (Laurel) y Bogart (Dix). La adaptación fue tan brillante a tenor de la crítica como desastrosa en taquilla y libre de ataduras respecto al material original. Pero si algo quedó en el recuerdo es Bogart describiendo el momento más importante de la vida de Dickson: «nací cuando ella me besó, morí el día que me abandonó, y viví el tiempo que me amó«.

Ficha técnica

  • Título: En un lugar solitario
  • Autora: Dorothy B. Hughes
  • Traducción: Ramón de España
  • Editorial: Gatopardo Ediciones
  • Páginas: 254
  • Año: 1947 (original), 2019 (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.