El asesino sin rostro, de Michelle McNamara

el asesino sin rostro

El título no puede ser más anodino. Suena a novela random o película de sobremesa. Pero sus más de trescientas páginas muestran la obsesiva investigación de una mujer para dar con un criminal con más de cincuenta agresiones sexuales y asesinatos, y con varias décadas de impunidad. El asesino sin rostro es una sobresaliente interpretación de lo que entendemos por novela de no ficción y nuevo periodismo. Michelle McNamara huye del morbo por el misterio y apuesta por conocer a las personas implicadas, desde las víctimas hasta los detectives, pasando por ella misma. No es raro que en este género haya narración en primera persona, pero desde luego sí me ha sorprendido la franqueza con la que Michelle habla de su obsesión por este caso.

El asesino sin rostro es una cumbre lógica para la vida de McNamara. Tenía que llegar hasta aquí. Primero quedó marcada cuando era adolescente por un asesinato sin resolver cerca de su casa , lo que le llevó a quedar fascinada por estos misterios. Y años después, ya adulta y con sus estudios de lengua inglesa y escritura completados, abrió un blog donde compartir sus descubrimientos sobre crímenes no resueltos y preguntarse quién está tras ellos. Así pues, y más viviendo en Los Ángeles, no tardó en verse atrapada por el caso de quien fue conocido por nombres distintos como Violador de la Zona Este, Saqueador de Visalia o Acechador Nocturno Original antes de saberse que siempre fue el mismo. De hecho, McNamara es la responsable de que este depredador sea rebautizado como el Asesino del Estado Dorado (Asesino del Golden State).

El asesino sin rostro es un ambicioso y complejo trabajo de investigación de Michelle McNamara

McNamara llegó a almacenar más de 3.500 documentos sobre el caso. Pero El asesino sin rostro no es una articulación de todo este material, que también. En estas líneas se reconoce una entrega sobrehumana para conocer cada detalle. Las pequeñas biografías de las víctimas, que convierte nombres en personas, no se consiguen con un papel de denuncia. Tampoco bastarían esos montones de papeles y megabytes para entender cómo vivieron los detectives la caza de un tipo que consiguió retirarse y vivir tranquilamente pese a haber causado tanto daño. Algunos de esos inspectores llegarían a afirmar que Michelle McNamara, desde su portátil, fue una compañera más. Por ejemplo, llegó a comprar unos gemelos en ebay porque los reconoció como robados a una víctima. O llegó a apuntar correos electrónicos de un equipo de atletlismo juvenil de varias décadas atrás.

El trabajo final es un complejo diario de abordo. Datos, teorías, pequeñas biografías, conversaciones, descripciones de visitas, explicaciones sobre las investigaciones. Es difícil, por no decir imposible, asimilar todo este material en una lectura. Pero sí transmite la idea de que la autora era una persona entregada a ayudar a encontrar justicia. La búsqueda del Asesino del Golden State es un trabajo de colmena. Y Michelle sabe que si se encuentra al asesino no será por una sola persona. Pero McManamara se expresa con la seguridad de que un día se resolverá. Y así lo deja escrito en Carta a un viejo, donde le escupe todo lo que se sabe de él y le advierte de que un día oirá aminorar un coche delante de su casa y sabrá que han dado con él.


Desgraciadamente, Michelle McNamara falleció antes de concluir su libro. Una dosis superior a la recomendada acabó con su vida cuando intentaba paliar la ansiedad que le provocaba su obsesión. Su marido, Patton Oswalt, su principal investigador, Paul Haynes, y Billy Jensen, aclamado periodista de investigación y amigo de Michelle, se encargaron de atar cabos sueltos y organizar el material que dejó la autora.

Se recomienda también no buscar nada sobre el Asesino del Golden State antes de acabar el libro.

Ficha técnica

  • Título: El asesino sin rostro. Una mujer a la caza del psicópata que aterrorizó California
  • Autora: Michelle McNamara
  • Traducción: Eduardo Iriarte
  • Editorial: RBA Serie Negra
  • Páginas: 384
  • Año: 2018 (EEUU y España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.