La ciudad de Jackie Rohr

City on a Hill

El género negro que más me gusta está plagado de personajes como Jackie Rohr. No es el yerno perfecto, lo sabe. No es un Kennedy, pero sí puede ser el hombre que hace el trabajo sucio para un Kennedy. Y eso a principios de los noventa en Boston significa ser un hombre útil para acabar con la alta criminalidad que ahoga la ciudad. Aunque el Kennedy de turno no tenga ganas de mezclarse con Rohr, como es el caso de DeCourcy Ward, un joven fiscal entre el idealismo y el arribismo. Pero si de lejos Rohr es un borracho y tiene pinta de matón, en las distancias cortas es un encantador de serpientes. Y juntos emprenden el camino hacia el Milagro de Boston en the city on a hill, la ciudad en la colina.

City on a hill tiene tres focos de atención. Los propios Rohr y Ward, y una banda de atracadores de Charlestown liderada por Frankie Ryan. Pero esto es el show de Jackie Rohr. Kevin Bacon interpreta este caramelo de personaje que siempre viste un traje cubierto por una sobria gabardina, que es toda una institución entre los hombres con placas, que en según donde no tiene que pagar sus copas, que le cuenta al primero que se sienta a su lado su participación en la redada contra la familia Angulo, y que bajo esa apariencia de tipo duro y poco intelectual siempre tiene una lectura a mano con la que acomodar su postura frente a un problema. Y que invariablemente siempre te deja pensando que el autor original no quería decir exactamente eso. Como cuando cita el clásico «mejor un hombre culpable en la calle que mil inocentes entre rejas».

City on a hill es el show de Jackie Rohr con un inspirado Kevin Bacon

Rohr y Ward se enfrentan a un vasto ecosistema criminal. Son principios de los años noventa, Whitey Bulger aún no ha caído gracias a su relación con el FBI y Charlestown es la Meca para los atracadores de bancos. El agente especial Rohr y el fiscal Ward buscan un caso cualquiera que les permita organizar un Gran Jurado en el que lanzar las grandes preguntas bajo amenaza de prisión por perjurio. Y la banda de Frankie Ryan les sirve en bandeja esa oportunidad con un atraco que se lleva por delante las vidas de unos uniformados. A partir de ahí vemos un noir clásico, con un sistema institucional incapaz de abarcar toda una sociedad paralela al servicio del crimen.

La serie recupera una vieja idea de Ben Affleck y Matt Damon que les iba a reunir en un título cinematográfico, con Affleck dirigiendo y Damon interpretando a Bulger. Y aunque aquello no llegó a ver la luz, ambos guardaron la idea y son las personas responsables de esta City on a Hill ambientada en los últimos años del jefe de la banda de Winter Hill. Aunque City on a hill funciona como un fuera de plano de la historia de Bulger. Apenas se le menciona una vez en la ciudad donde controla el crimen. Y en el fondo se agradece que se tomen esa libertad porque en lugar de volver a leer sobre la misma historia otra vez, tenemos una buena historia original con el sabor de los thrillers clásicos.

City on a Hill está disponible en exclusiva en Movistar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.