Castigo, de Ferdinand von Schirach

Castigo

«Todo lo que se necesita es un mal día para convertir al hombre más cuerdo en un loco». El Joker se lo decía a Batman en La broma asesina para justificar su criminalidad y equipararla con una posible respuesta violenta del caballero oscuro. Pero el Príncipe payaso no sabía que la capucha del murciélago ya era la respuesta a un mal día, el de la noche que mataron a sus padres ante él. De alguna forma, Bruce Wayne se castigó por sobrevivir. Y básicamente tenemos a dos personajes que encajaron de forma distinta un giro vital, como en cualquier novela negra. Y esta es la idea de Castigo, una antología de relatos cortos de Ferdinand von Schirach. Este alemán trabajó durante muchos años como abogado defensor y fue testigo directo de personas cuya vida un día se torció. Y se impusieron un castigo que quizá no les correspondía.

Los relatos giran en torno a personajes que de algún modo se cruzarán con la Justicia. Von Schirach ofrece el contexto necesario para entender cómo reaccionan sus protagonistas en las salas judiciales. Hay abogados, miembros de jurados, acusados, testigos, familiares… Pero a pesar de su deformación profesional, lo que más luce en Castigo es el retrato del comportamiento humano. El engranaje judicial queda relegado a la mínima expresión. Si vienes buscando thrillers a lo John Grisham, no los vas a encontrar. Von Schirach plantea una gran variedad de escenarios relacionados con los procesos judiciales, pero nunca se centra en el procedimiento más allá de lo estrictamente necesario.

Castigo es una magnífica antología de relatos protagonizados por personajes cuya vida se torció

Como suele ser habitual, en un conjunto de relatos no todos están al mismo nivel. Aunque qué historia está en qué nivel seguramente dependa del lector, y cada uno es un mundo. Personalmente, mis preferidos de Castigo son tres. Uno es El lado equivocado, sobre un abogado caído en desgracia que encuentra una motivación en un caso que no ve cómo ganar. También es sobrecogedor Subotnik, protagonizado por una joven abogada que trata de crecer en su bufete asumiendo la defensa de un presunto proxeneta. Y cierra la terna El amigo, que Von Schirach escribe en primera persona, sobre uno de sus amigos de infancia. Aunque fuera de este podio hay un gran nivel y distintos escalones. Por ejemplo, Un día radiante, sobre una madre que cumple una condena por la muerte de su hijo. O Lydia, un turbio cuento sobre la soledad.

Castigo es un libro perfecto para quien tiene ganas de leer pero no tiene mucho tiempo. Sus doce historias ni siquiera llegan a las doscientas páginas, y algunas son extremadamente breves. A mí me ha durado apenas dos días. Pero quien tenga horarios de lectura más restringidos podrá leer títulos autónomos sin quedarse a medias. Y para los que se quede con ganas, Von Schirach tiene un puñado de antologías más que tarde o temprano aparecerán por esta página; sin olvidar sus novelas, como El caso collini o Tabú. La admirada eficiencia germana tiene aquí un buen baluarte en el mundo literario.

Ficha técnica

Castigo
  • Título: Castigo
  • Autor: Ferdinand von Schirach
  • Traducción: Susana Andrés
  • Editorial: Salamandra (Penguin Random)
  • Editorial: 176
  • Año: 2019 (España), 2018 (Alemania)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.