2016

James Bond de Warren Ellis

James Bond de Warren Ellis

007 es una indiscutible institución pop. Nació en las páginas de Ian Fleming, pero saltó al imaginario popular gracias a una adaptación cinematográfica encarnada en Sean Connery. Los actores que sucedieron al Sir interpretaron sus propios perfiles, pero prevaleció el Bond ligón, implacable y ayudado de gadgets imposibles. Es una fórmula que se deja ver incluso en sus versiones más sobrias, las de Timothy Dalton y Daniel Craig. Ellos son los baluartes de la versión literaria; más frío, más violento y menos encantado de haberse conocido. Es un sicario al servicio secreto de su majestad.

La saga literaria de Bond sobrevivió a su creador gracias a sus herederos, que siguen concediendo licencias para publicar nuevas historias oficiales. La apuesta es tan antigua que Bond saltó a la viñeta antes que a la gran pantalla. La producción fue prolija, como se puede ver en este listado, pero se secó a mediados de los noventa. El año pasado, Dynamite confió sus derechos recién comprados a un autor de prestigio para ver nacer al James Bond de Warren Ellis.Leer más »James Bond de Warren Ellis

River serie

River, excelente policíaco británico

El  huracán de continuos estrenos seriéfilos permite muchas aventuras pero uno siempre acaba volviendo a sus coordenadas casa. El thriller británico es una de las mías, aunque por comodidad acabe viendo más producciones norteamericanas. Pero cuando abro la puerta, sé que todo irá bien. Mi último regreso ha sido River, excelente policíaco británico construido en torno a su protagonista y sus cargas emocionales. Y perfectamente interpretado por Stellan Skarsgård.

Abi Morgan, también creadora de The hour, tiene la virtud de presentar algo nuevo en un entorno tan clásico como este género tan manoseado. El guion mantiene el pulso narrativo entre casos cortos y la investigación argumental de la temporada. Pero sobre todo luce y es especial por su tratamiento psicológico de John River, detective de la policía metropolitana de Londres. A lo largo de seis capítulos vemos cómo el inspector afronta la soledad, la depresión y la pérdida. Es muy interesante ver cómo sufre y trata de sobrellevarlo, y cómo se proyecta en quienes le rodean. Una de las personas que más lo notan es Ira King, su nuevo compañero.
Leer más »River, excelente policíaco británico

Deuda de sangre

Deuda de sangre, Michael Connelly

La  introducción de Jack McEvoy fue un gran aporte al universo Harry Bosch. Michael Connelly consiguió sorprender notablemente cambiando a su detective habitual por un periodista de sucesos, al que otorgó referencias autobiográficas. Dos años después, el autor alumbró a Terry McCaleb, un agente del FBI con talento para los perfiles psicológicos de asesinos en serie y retirado por problemas de salud. El protagonista de Deuda de sangre comparte honestidad y empeño con Bosch, son también dos caras de una misma moneda. Bosch se motiva con la víctima, «o cuentan todos o no cuenta nadie». McCaleb con el criminal, «odiaba que alguien culpable saliera impune. Todavía lo odio».

Este nuevo afluente del universo no supone una gran diferencia respecto a la serie Bosch. Ya sea por la forma de trabajar tan parecida o por desarrollarse también en Los Ángeles. Pero a falta del dónde y el cómo, Connelly se renueva con un quién y un porqué. McCaleb utiliza palabras parecidas a las de McEvoy para presentarse, «buscaba el mal, era mi trabajo. Y yo era bueno en eso«, pero «a la larga el mal me superó, se llevó lo mejor de mí. Creo (no lo creo, lo sé) que eso acabó con mi corazón».Leer más »Deuda de sangre, Michael Connelly

El delator

El delator, Liam O’Flaherty

Gypo Nolan es un ex revolucionario, ex policía y uno de tantos sintecho de Dublín a comienzos de siglo XX. Y Gypo Nolan sucumbe a uno de los comportamientos peor considerados en una dinámica de grupo: ser el delator. Su caída en desgracia es la traición de Judas adaptada al movimiento obrero y el lumpen dublinés. Al fin y al cabo, en libro de González Ledesma se leía que desde Abel y Caín la gente ha sido siempre la misma.

El delator es una crónica de la noche que vivió Nolan después de contar a las fuerzas de seguridad dónde podían encontrar a Francis J. McPhillip, información por la que se ofrecía una recompensa de 20 libras. Los Gemelos del diablo fueron expulsados de la Organización Revolucionaria seis meses atrás al fracasar en una misión. Francis asesinó a un líder sindical a pesar de tener el encargo de proteger a los huelguistas del Sindicato Agrario. Cuando, debilitado, McPhillip regresa a Dublín, Gypo establece una relación entre su falta de dinero para alquilar una cama donde pasar la noche y el reencuentro con su gemelo buscado por la policía.Leer más »El delator, Liam O’Flaherty

Que Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen

Que Dios nos perdone, cine negro en Madrid

El cine español nos sigue dando alegrías en el género negro y policíaco. La última es de Rodrigo Sorogoyen, que dirige el guion que escribió junto a Isabel Peña. Que dios nos perdone es un thriller muy potente, opresivo y cuidado. Son dos horas que se pasan volando con esta película que recibió el premio a mejor guion en el Festival de San Sebastián.

Desde mi punto de vista, la trama no es muy arriesgada pero está muy bien desarrollada. Me ha gustado más la dirección, muy realista y espectacular tanto en escenas íntimas como en vibrantes secuencias de acción. Por su parte, Roberto Álamo y Antonio de la Torre ofrecen una gran pareja de inspectores con distintas formas de expresarse. Hemos visto ya muchas y el reto está en conseguir no ser olvidable. Y creo que ambos lo consiguen desde puntos muy distintos.
Leer más »Que Dios nos perdone, cine negro en Madrid
Desapareció una noche

Kenzie y Gennaro #4: Desapareció una noche

A veces me cuesta leer una novela tan aclamada que además ha sido adaptada al cine, porque no sé hasta qué punto he sido influido. Además, la firma Dennis Lehane me parece una gran garantía. Esto me rondaba la cabeza antes de abrir Desapareció una noche, o Gone baby gone en su versión original. Una vez acabada, solo sé que es la mejor historia que he leído de Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Adiós, pequeña, adiós es una novela oscura y dolorosa para las personas que aparecen en ella.Los detectives viven su mejor momento después de tantas turbulencias.

La agencia pasa por su etapa más rentable gracias a casos financieros y divorcios y ellos llevan un año juntos. Sin embargo, Dorchester sufre y acude a Patrick y Angela para encontrar a Amanda, una niña desaparecida hace tres días. Suena algo rutinario en la novela policíaca, pero es un impresionante thriller acerca de la pérdida, el dolor y la responsabilidad que arranca poniendo un nudo en la garganta con un puñado de datos sobre niños desaparecidos.
Leer más »Kenzie y Gennaro #4: Desapareció una noche

Sociedad Negra, novela de Andreu Martín

Sociedad Negra, de Andreu Martín

«Las Tríadas no están implantadas en España» fue la información que recibió Andreu Martín (Barcelona, 1949) cuando se entrevistó con periodistas, policías y abogados para hablar de la mafia china. Sociedad negra es la respuesta a qué pasaría si esta ramificación del crimen organizado sí estuviera entre nosotros. Martín asume el discurso de las fuerzas de seguridad para explicar cómo podrían moverse a sus espaldas las Tríadas.

Barcelona es el gran decorado español de la novela negra. Su larga tradición urbana, su condición de ciudad portuaria y su mezcla de culturas la convierten en un escenario inagotable de historias en torno a los bajos fondos. En esta ciudad nació y construyó su carrera Andreu Martín. Se trata de una de las voces más respetadas en el género y a quien desgraciadamente no había leído aún. He saldado la deuda con Sociedad negra. Martín habla de uno de los puertos más importantes del Mediterráneo y de organizaciones ocultas a fuerzas oficiales.
Leer más »Sociedad Negra, de Andreu Martín

Galveston

Galveston, canción triste de Nic Pizzolatto

El  valor de la firma de un autor como garantía de calidad suele estar reservado para escritores consagrados. La simple aparición de Lehane o Zanón en una portada invita a comprar un libro. En 2014, Salamandra decidió abrir su sello noir con una novela de 2010 cuyo principal reclamo también era el autor, Nic Pizzolatto, pese a que Galveston es su primera y única novela. La explicación es la gran fama que le reportó el exitoso estreno de la primera temporada de True Detective, una serie que jugaba con los elementos clásicos de las historias negras y que recuperaba el título de una revista fundacional del género negro.

Las dos temporadas de True Detective estrenadas han seguido esquemas diferentes pero están unidas por la sensación de corrupción generalizada. Tenía curiosidad de por dónde iría Galveston, y lo que me he encontrado es la lectura de un noir muy triste. Son personajes marcados por el dolor y la pérdida, desarraigados, solitarios rodeados de otros solitarios; y paisajes y lugares deprimentes del sur de Estados Unidos. No hay delincuentes escapando de detectives, es un testimonio de personas intentando escapar de sus lastres biográficos.
Leer más »Galveston, canción triste de Nic Pizzolatto

el hombre de las mil caras

Alberto Rodríguez cierra su Trilogía de las cloacas

Alberto Rodríguez ha construido en seis años una magnífica trilogía sobre las cloacas de la España nacida de la Transición. Grupo 7 (2012) enseñó la lucha antidroga para limpiar Sevilla de yonkis antes de la Expo. Junto a las marismas del Guadalquivir se revisó la supervivencia del franquismo institucional en La isla mínima (2014). Y cerrando ciclo, un guion cercano al género de espías con la fuga y entrega de Roldán. Esto es El hombre de las mil caras (2016).Leer más »Alberto Rodríguez cierra su Trilogía de las cloacas