Vivir de noche, Dennis Lehane en la Ley Seca

Vivir de noche

Vivir de noche, Dennis Lehane en la Ley Seca

Vivir de noche es la continuación de la monumental Cualquier otro día. Dennis Lehane cambia las asambleas del mundo obrero por las destilerías y veladas del crimen organizado. Y da un salto de siete años desde la huelga policial de 1919 hasta el ecuador de los felices años veinte. En esos días el crimen organizado ya había una organización demasiado poderosa para echarla abajo gracias a la Ley Seca. Aunque sin igualar el cum laude de Cualquier otro día, el autor recupera la mejor versión de las historias de gánsters.

La familia Coughlin sigue siendo la protagonista, pero en esta ocasión, Danny cede el protagonismo a su hermano menor. Joe tenía poco peso en Cualquier otro día, era un niño de once años, “bajo para su edad, aunque Danny sabía que lo compensaba siendo uno de los niños más duros en un barrio de niños duros”. Pero en Vivir de noche vemos que Joe ha crecido  y se ha hecho un nombre fuera de la ley. Además, ha conseguido superar su miedo a las criaturas de la noche, fruto de su primera escapada nocturna. El pequeño de la familia se queda solo cuando rechaza un “trabajo honrado” cerca de Danny, su familiar favorito:

Joe: Prefiero la noche, tiene sus propias reglas.
Danny: El día también.
Joe: Ya lo sé, pero no me gustan.

El principal problema de Joe es que tampoco le entusiasman las reglas de la noche, aunque diga que al ponerse el sol cada uno sigue sus propias reglas. No le gusta la excesiva codicia de otros mafiosos. No se siente cómodo cuando le llaman gánster. Y tampoco está por la labor de mancharse de sangre, pero Lehane disfruta erosionando los principios de sus personajes. Y a medida que el entorno de Joe se hace más violento, él está cada vez menos seguro de que su padre se equivocara cuando decía que la violencia procrea violencia.

Vivir de noche se mueve en las noches de la Ley Seca

La carrera criminal de Coughlin está plagada de criminales que se asocian, traicionan, mueren o sobreviven. Uno de los más interesantes es Albert White, mafioso de referencia en Boston. Un antiguo héroe de guerra que perdió su placa tras la huelga de 1919 y terminó medrando en la sociedad civil local. Aunque operaba al otro lado de la ley, entre sus socios contaba con empresarios legítimos, la policía y varias mafias. Entre sus enemigos está Joe, quien se enamora de una de sus chicas y siente la necesidad de arrebatársela.

Por otro lado,  con Lehane siempre quedo agradecido con su acercamiento social al escenario de la historia. En esta ocasión era complicado porque la novela tiene tres escenarios (Boston, Florida y Cuba) y abarca casi una década. La inclusión de algunos personajes como conseguidores de armas para revolucionarios cubanos permite dar protagonismo a la isla, aunque uno de las mejores pinceladas está dedicada al Crack del 29:

“todo ello en medio de una crisis económica global que cada vez iba a peor, pues cada susto iba seguido de otro mayor, día tras día, mes a mes. La gente necesitaba trabajo, refugio y esperanza. Y cuando no obtenían ninguna de las tres cosas, se conformaban con un trago. El vicio, observó Joe, era algo a prueba de depresiones. Prácticamente lo único”

Lehane incluye a Vivir de noche entre los libros que más se acercan a lo que él imaginó, los otros son Mystic River y Cualquier otro día. Este título se llevó el Premio Edgar 2013 a la mejor novela. Ante estos reconocimientos propios y ajenos deberá rendir cuentas Ben Affleck en 2016 2017 cuando estrene la adaptación que dirige, guioniza y protagoniza.

Ficha técnica

Título: Vivir de noche
Autor: Dennis Lehane
Año: 2012
Editorial: RBA Serie Negra
Páginas: 487

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *