The Fix, un cómic de policías corruptos

The Fix, de Nick Spencer y Steve Lieber

The Fix, un cómic de policías corruptos

The Fix fue la apuesta de Norma Editorial para el Día del Cómic Gratis de este año. A diferencia de otras editoriales, que apostaron por géneros más fantásticos, este sello barcelonés apostó por lo policíaco. Nick Spencer y Steve Lieber son los creadores de esta serie que combina el género criminal y la comedia negra. Una delicia para amantes de Higgins, Tarantino o Fargo.

Como es habitual, este día se utiliza para promocionar próximos lanzamientos. El ejemplar ofrecido del cómic de Spencer y Lieber ronda la treintena de páginas, y nos sirve como aperitivo. En The Fix nos encontramos a dos atracadores asaltando un asilo. Al poco salta un aviso en el coche, uno de los atracadores responde y dice que se encarga. Los ladrones resultan ser dos policías corruptos que le deben dinero a un tal Josh.

Lejos de tener un tono oscuro y solemne, el guion de Spencer está lleno de chispa. Uno de los protagonistas, Roy, es también la voz que habla con el lector. Y explica que se metió a policía porque “lo de ser delincuente hoy en día es una mierda”. Además, “¿quién puede romper más reglas que el fulano que las crea?”. Su compañero es Mac, el que consiguió el contacto para el atraco y luego volvió a la escena con la misma camisa con la que dio el golpe.

The Fix es ideal para amantes de Tarantino o Fargo

El capo al que deben dinero es Josh. Un padre primerizo que les envía el video del parto por Dropbox y les tiene acojonados. Una cosa que me ha hecho especial gracia es que su maldad es definida tanto por escenas violentas como por acudir a manifestaciones contra las vacunas. Su último plan para cobrar su deuda es envíarles a una misión al aeropuerto, un lugar protegido por el agente más temido de Narcóticos, el perro Pretzels. Y ahí acaba el cómic de muestra.

El dibujo de Steve Lieber me ha gustado mucho. Lejos de los claroscuros de Sleeper, el apartado gráfico de The Fix tiene colores vivos, es alegre y exagera la comunicación no verbal. La disposición de viñetas también es muy ágil pese a que a veces vienen inundadas de bocadillos.

Desde aquí esperamos el estreno del primer tomo completo. Los dos recopilatorios publicados por Image en Estados Unidos constan de cuatro capítulos cada uno. En Norma Editorial aún no hay ficha ninguna, pero una vez publicado esta muestra no debería tardar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *