La última causa perdida

Dennis Lehane ya era una estrella del género cuando volvió a tocar a la puerta de Kenzie y Gennaro. Once años después de Plegarias en la noche, el autor se encontró con la versión más crepuscular de los investigadores. Un momento que permitía a Lehane experimentar con la figura del justiciero cansado, del héroe desilusionado, ante su última causa perdida.
Sigue leyendo
Desapareció una noche

A veces me cuesta leer una novela tan aclamada que además ha sido adaptada al cine, porque no sé hasta qué punto he sido influido. Además, la firma Dennis Lehane me parece una gran garantía. Esto me rondaba la cabeza antes de abrir Desapareció una noche, o Gone baby gone en su versión original. Una vez acabada, solo sé que es la mejor historia que he leído de Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Adiós, pequeña, adiós es una novela oscura y dolorosa para las personas que aparecen en ella.Los detectives viven su mejor momento después de tantas turbulencias.

La agencia pasa por su etapa más rentable gracias a casos financieros y divorcios y ellos llevan un año juntos. Sin embargo, Dorchester sufre y acude a Patrick y Angela para encontrar a Amanda, una niña desaparecida hace tres días. Suena algo rutinario en la novela policíaca, pero es un impresionante thriller acerca de la pérdida, el dolor y la responsabilidad que arranca poniendo un nudo en la garganta con un puñado de datos sobre niños desaparecidos.
Sigue leyendo

Lo que es sagrado

El abrazo de la oscuridad fue devastador para Kenzie y Gennaro por el dolor y las pérdidas. Los investigadores entraron en una etapa de convalecencia moral y sentimental que va por el cuarto mes cuando arranca esta Lo que es sagrado. Ambos han dejado de abrir la oficina cada día, y ella ni siquiera se acerca a su casa, donde los asesinos del último caso atentaron contra su vida. El problema es que en Boston parece que demasiada gente necesita detectives, y le trae sin cuidado que esos detectives no estén disponibles. Nada que no pueda arreglar un secuestro.

Lo que es sagrado recurre a un tipo de historia que recuerda al género negro clásico. Por los perfiles de personajes y por la forma de llevar la historia, con sus giros y suspense. El hombre que secuestra a los dos detectives es Trevor Stone, un hombre muy rico que quiere encontrar a su hija, y ya de paso al investigador contratado en primer lugar (que además fue mentor de Patrick) y al que también perdió de vista. A partir de aquí aparecen los matones de Trevor con título de asistente, los delincuentes de medio pelo que sueñan con grandes golpes y la femme fatale que suele liar a hombres de poca consistencia, todo envuelto en versiones que se refutan unas a otras y lejos del Boston natal de Angela y Patrick.
Sigue leyendo

Patrick Kenzie

Apenas dos novelas nos han enseñado que los detectives Patrick Kenzie y Gennaro aguantan la mirada a cualquiera sin pestañear. Lo vimos en Un trago antes de la guerra, cuando se implicaron en un conflicto entre bandas en Dorchester para proteger su barrio y tomar plena conciencia del caso que aceptaron. Y ahora lo vuelven a demostrar en Abrázame, oscuridad, donde es la violencia quien les busca a ellos para amenazar su universo y sus biografías. Y obviamente ellos acaban mal, pero tendrías que ver al otro.
Sigue leyendo

Kenzie y Gennaro

Ha pasado un año desde que Lehane publicó su última novela, que cerrará la trilogía sobre la familia Coughlin, y seguimos sin noticias en España. Así las cosas, he aprovechado para viajar a los origenes del autor con la serie Kenzie y Gennaro. Un trago antes de la guerra es el estreno de esta pareja de detectives de Dorchester.

La pareja de detectives es lo mejor de la novela. A diferencia de Bosch o Archer, Kenzie y Gennaro trabajan juntos y no han desarrollado tanto el carácter solitario. Aunque hay que decir que se entienden entre ellos mejor que con nadie. Tienen una gran complicidad edificada desde su infancia, ambos han sufrido el dolor infringido por personas a las que querían y se protegen el uno al otro. Si hay algún problema, les hace de cobertura un antiguo compañero llamado Bubba: un ejército de una sola persona que odia a todo el mundo excepto a Patrick y Angela. Además, Un trago antes de la guerra es notable también por su ritmo.
Sigue leyendo