El halcón maltés

Dashiell Hammett edificó su leyenda en el género negro escribiendo principalmente relatos, durante los años veinte, y dejando cinco novelas entre 1929 y 1934, los años de la Gran Depresión. Entre estas destaca El halcón maltés, la tercera que publicó y la primera en la que apareció el detective Sam Spade, quien tuvo continuación en años posteriores en relatos cortos. Todo un clásico para iniciarme en este autor, cuya adscripción a los ideales de izquierda le costó caro. En las líneas se puede entrever un profundo desapego hacia el sistema estadounidense de Sam Spade. En esta novela vemos los elementos históricos del noir. Un crimen, un detective, la femme fatale, varios delincuentes y una historia intrincada que los une.Sigue leyendo

El asesino dentro de mí

Existen varios subgéneros, pero creo que El asesino dentro de mí pertenece a esa clase de novela negra que más me gusta. Se desarrolla en una comunidad lo suficientemente grande para tener un buen mosaico de paisajes y lo suficientemente reducida para que las acciones repercutan en el conjunto. Y da igual si el protagonista es bueno o malo, pero sabe dialogar. Es, según leo, una de las novelas que más fama le dio a Jim Thompson y la que le permitió trabajar como guionista con Stanley Kubrick en la genial Atraco Perfecto y en Senderos de gloria (sin adjetivo porque no la he visto).

Sigue leyendo

La fiesta de Luis Gutiérrez Maluenda

La invitación a La Fiesta de Luis Gutiérrez Maluenda me tocó en un sorteo -gracias a SomNegra, por cierto-. Vaya alegría me llevé. El autor barcelonés es un actor importante de la novela negra española y algunas referencias me crearon buenas expectativas. Sin embargo, aunque interesante y entretenida, no ha terminado de convencerme.

La novela se estructura de una forma interesante. Los narradores son los cuatro protagonistas: Marta, Raúl, Susana y Salvio, todos del pijerío barcelonés, y es una idea muy atractiva porque aligera el relato cambiando el punto de vista de lo que ocurre. Sin embargo, hay un problema que la hace fallida: los cuatro personajes hablan muy parecido; de hecho hay un tic que me agota, el “a ____, me refiero”, para evitar confusiones por algún doble sentido.
Sigue leyendo

Mystic River

La primera referencia que tenía de Mystic River era la adaptación cinematográfica liderada Clint Eastwood detrás de las cámaras. Me acuerdo que fui al cine con 13 años y -erróneamente- la tildé de aburrida, de hecho no sé qué estaría pendiente porque al leer la novela no recordaba ninguna escena. Cuando el libro acabó en mis manos vi que el autor era un Dennis Lehane presentado como un escritor que “se ha trabajado su camino hasta el nivel más alto de los escritores de novelas negras” -según Booklist- y un escritor que “ya tiene un lugar entre los mejores escritores de novela negra de la historia” -según The Daily Telegraph-.Sigue leyendo