the snowman

Debo de ser una de las escasas personas que ha disfrutado con The Snowman. El primer caso en cines del comisario Harry Hole no ha sido precisamente un éxito deslumbrante, pero tampoco me ha parecido un desastre. Entré en la sala con sensaciones encontradas: por un lado, mis altas expectativas tras leer las novelas; por otro, el bajón de las críticas. Se queda en un thriller muy interesante. Yo al menos no pensé en otra cosa durante las dos horas a oscuras iluminado por la blanca nieve noruega.Sigue leyendo

el muñeco de nieve

El libro estrella de Jo Nesbo. El caso más famoso del comisario Harry Hole. El muñeco de nieve. Una sombra que ataca cuando más solo está Harry. Cuando más aislado está de sus queridos. Solo sin Rakel, sin Ellen ni Halvorsen, y sin Bjarne Møller. Una maldición que llega por carta, avisando que pronto llegarán las primeras nieves. Y entonces volverá a aparecer: el muñeco de nieve. Y cuando la nieve haya desaparecido, otra vez se habrá llevado consigo a alguien. Como testigo mudo de la pérdida quedará una figura humana de cristales blancos.

El comisario de Jo Nesbo no recibe la carta por casualidad, uno entre tantos que investigan homicidios en el país nórdico. La razón es que Harry Hole es el único policía de Noruega que ha atrapado a un asesino en serie. Y aunque aquello sucedió en Australia, le confirió una gran fama mediática en tierras escandinavas. Los medios siguen llamándole para pedir su opinión. Harry cree que el muñeco de nieve le ha elegido como un desafío. Y algunos compañeros policías, como Magnus Skarre, creen que tiene un “interés enfermizo” en los asesinos en serie y que trata de aumentar la fama gritando que viene el lobo cada vez que puedePero el mismo Magnus recopila los datos que permiten a Hole concluir que en Oslo “hay demasiados desaparecidas”. Y la mayoría son casadas y madres.Sigue leyendo

El redentor Jo Nesbo Harry Hole

El problema es… —Harry se frotó el mentón— que yo no trabajo en el gremio del perdón.

No, Harry Hole no trabaja en el gremio del perdón. El comisario Hole luce la placa del gremio de la justicia, aunque esta necesaria organización no siempre tiene claro el norte moral. En las novelas de Jo Nesbo, su ejemplaridad se ve sistemáticamente cuestionada. Las más agresivas forman la Trilogía de Oslo, con la descripción de una red corrupta nacida en el seno policial. Pero en El redentor, la putrefacción aparece de una forma más profunda y transversal. Es la novela más negra de la serie, es la más pesimista y la más desencantada. Y se leen frases como esta: “Son casualidades y matices que diferencian al héroe del delincuente, siempre ha sido así. La honestidad es la virtud del perezoso, del hombre sin sueños”.

Quizá para contrastar tanta oscuridad, El redentor sucede entre nieve y ambiente navideño. En esos días, las calles son un bullicio. Pero ni siquiera ahí encontramos felicidad, “las personas avanzaban con la vista clavada en el hielo, como si tuvieran remordimientos, como si a pesar de ser ciudadanos de la socialdemocracia más generosa del mundo, se sintiesen avergonzados. Porque mi chaval suele dejarse caer por allí“. Allí se mercadea droga. No muy lejos de la plaza Egertorget, donde el Ejército de Salvación organiza conciertos navideños. Y donde un voluntario es asesinado. En la escena solo queda la víctima. La única pista es el casquillo del disparo y entre el público no hay testigos. Tampoco hay móvil. Parece una ejecución perfecta hasta que el criminal lee en el periódico que la víctima no se llama como su objetivo. Y, por el negocio, no puede salir de Oslo hasta cumplir su misión.Sigue leyendo

La estrella del diablo

La elección de Oslo como escenario está entre las mejores decisiones de Jo Nesbo. El cambio llegó para el tercer libro, después de arrancar la serie con dos casos en Australia y Tailandia. De esta forma, Harry Hole volvió a investigar casos en su propia ciudad. Y así nos hemos acostumbrado a un paisaje y a un entorno de amigos y compañeros. Y también nos hemos encontrado con una ascendente trama horizontal que da sentido a lo que Nesbo llamó Trilogía de OsloPetirrojo, Némesis y La estrella del diablo. En esta última historia de cierre, un asesino en serie sorprende en un acalorado verano en la capital.

Némesis acabó con un gran cliffhanger. En el primer día de las vacaciones navideñas, el comisario Hole ocupaba una de las salas de la desierta Comisaría General para enseñar una foto a un posible testigo. A lo largo de varias novelas, el también comisario Tom Waaler se ha convertido en un gran antagonista de Harry Hole. Carismático, encantador o temible, pero siempre impenetrable. Y con ese tipo, Harry creía que podía empezar a derrotarle. Pero cuando arranca La estrella del diablo siete meses después, descubrimos que fracasó y volvió a caer en el alcohol. Incluso Bjarne Møller, su superior y protector en el cuerpo, tiene cada vez más difícil salvarle el culo.Sigue leyendo

némesis harry hole

Jo Nesbo regresa en esta cuarta novela de Harry Hole al género más negro. Némesis obliga al comisario Hole a mancharse las manos para capturar al atracador que ha asesinado a un rehén. El investigador tendrá que tejer una alianza que juega al doble o nada. A cambio de información para identificar un asesino, Hole ofrece la cabeza de otro de un caso no resuelto aún. Este segundo será el más pringoso porque es familiar del recluso con el que Harry tiene que tratar, además de ser una ex novia recientemente fallecida del policía.

Némesis arranca con el visionado del asalto a un banco donde muere una de las trabajadoras del banco. Este será el caso principal de la historia. En esta investigación, Hole trabajará con Beate Lønn, hija de un ex policía fallecido durante un atraco. Beate es conocida en el cuerpo de policía por su capacidad imparable para recordar y reconocer caras. Sin embargo, no es suficiente para dar con la solución del caso.Sigue leyendo

petirrojo harry hole

Jo Nesbo dio un golpe en la mesa con esta tercera entrega de su serie sobre Harry Hole. Los primeros dos casos, desarrollados en lugares exóticos como Sidney y Bangkok, parecían seguir el mismo patrón narrativo. Con Petirrojo, sin embargo, Nesbo se esforzó en trascender el género policíaco. De hecho, creo que se esfuerza tanto que la serie se parece más a la novela histórica.

Después de sacar las vergüenzas a Australia y Tailandia, Nesbo se atreve con la historia nacional noruega. La diana a la que dispara es el relato oficial nacido a partir de la Segunda Guerra Mundial. Salvando las distancias, me ha recordado al discurso interesado de nuestra Cultura de la Transición, que convirtió en héroes a muchos protagonistas cuyas biografías exponen otra personalidad.

Sigue leyendo