The deuce

Cada vez que suena el chisporroteo previo a la aparición del logo de la HBO, pienso en David Simon. A lo largo de los años, este periodista de profesión ha gestionado mejor que nadie mi concepto de la cadena con mejor prestigio de la industria. Se gestó con The Wire. Luego, retrocedí a The Corner. Avancé hasta Treme. Seguí con Show me a hero. Y ahora ha tocado gozar The Deuce. En esta última historia firma la autoría con George Pelecanos, brillante escritor de novela negra que ya ha participado en otras obras de Simon. Y aunque ambos son de Washington DC, estrenan liderazgo compartido relatando el origen de la industria pornográfica en el Nueva York de los setenta. Una putrefacta muestra de lo que es el género negro más sucio.

Eso es lo que significaba la calle 42 de Manhattan. Hoy es un lugar lleno de teatros y puntos de interés turísticos en los que hacerse fotos. Pero a mediados del siglo XX era llamado The Deuce, el demonio, era el barrio a evitar para la buena gente, el barrio frecuentado por lo peor de la ciudad. Prostitución, drogas y atracadores. Simon y Pelecanos escriben sobre un puñado de perdedores que viven en este sumidero municipal. Buscavidas, prostitutas, chulos, gánsters, jugadores morosos, sindicalistas confundidos y policías que tampoco renuncian a un bocado de más. Es como ver los ambientes de Serpico, Malas Calles y Pánico en Needle Park a la vez. Pero sin taxista redentor.Sigue leyendo

Sneaky Pete

“La clave es jugar con el hombre, no con las cartas” explicaban en Rounders. Hablaban de póker pero podría referirse del género negro. Sam Spade fardaba de que su mala reputación le atraía casos. Y Michael Corleone alertaba a Vincent de que no odiara a sus enemigos, porque nubla la razón. Es una constante. Lo vemos también cuando un asesino en serie intenta establecer una comunicación con su perseguidor. Pero esa sugestión es palpable sobre todo cuando unos cuantos buscavidas tratan de hacer negocios, como en Sneaky Pete.

Sneaky es una palabra que se puede traducir como travieso o gamberro. Así llamaba a Bryan Cranston su familia porque siempre andaba buscando atajos y dinero fácil. Cambió de vida cuando encontró su gran pasión, la interpretación. Al recibir en 2014 su cuarto Emmy a Mejor Actor, enhebró un discurso invitando a los sneaky petes del mundo a buscar su pasión. Al día siguiente, recibió una llamada de Sony para desarrollar una serie basada en sus palabras. Cranston se sentó a trabajar con David Shore, creador de House, quien asumió el cargo de showrunner y firmó el guion del piloto ofrecido a la CBS. Sin embargo, la network rechazó darle continuidad y Amazon se quedó con los derechos negociando una reorientación. Shore dejó el puesto pocos meses después, y el liderazgo pasó a manos de Graham Yost, creador de Justified. No hay mal que por bien no venga.Sigue leyendo

Un lugar entre las sombras

Apenas el 11% de los cómics publicados en nuestro país el año pasado era material original en español, una cuota que se ha reducido de forma sostenida durante los últimos cinco años a pesar de que el volumen total de ejemplares editados ha crecido considerablemente. Son datos del último informe anual de Tebeosfera. A finales de siglo pasado la situación no era mucho más alentadora para el artista patrio. De hecho, Blacksad, el cómic de artistas españoles más aclamado internacionalmente dio a luz pasados los Pirineos. Su primera historia es Un lugar entre las sombras.

Sigue leyendo

The night of

Criminal Justice iba a ser la vuelta de James Gandolfini a la HBO, hasta que su muerte prematura lo evitó. Durante el luto, Robert de Niro se hizo cargo pero meses más tarde el papel de John Stone recayó finalmente en John Turturro. El título de la producción también cambió unos meses antes de la premiere, que fue anunciada como The night of. Quienes sí sobrevivieron desde la gestación del proyecto a su estreno son los creadores, Steven Zaillian y Richard Price.
Sigue leyendo

A quemarropa, de Richard Stark

El País y SerieNegra lanzaron en verano una promoción de clásicos de novela negra a precio reducidos, 1,95€, una mina para acercarse al género. Uno de ellos es A quemarropa, primera novela del atracador profesional Parker, firmada por Richard Stark. Este nombre el seudónimo de Donald E. Westlake, ganador de tres Premios Edgar, y nombrado Gran Maestro del Misterio por la Asociación de Escritores de Misterio. En esta novela presenta a un hombre violento y sin el menor atisbo de intentar caer simpático ni asustarse ante el poderío de una organización criminal.Sigue leyendo

Honrarás a tu padre, de Gay Talese

La mafia es probablemente la sociedad secreta más atractiva narrativamente. Su carácter hermético e inaccesible convive con su cercanía a la sociedad a través de empresas legales y relaciones políticas. La ficción más famosa que describe este mundo es El Padrino, de Mario Puzo. La historia de los Corleone estaba muy bien documentada pero solo fusionaba figuras y las colocaba en situaciones imitadas del hampa real. Dos años después de El Padrino, el periodista Gay Talese (Nueva Jersey, 1932) publicó Honrarás a tu padre. Y “cada detalle era real”.

“Wolfe y muchos de sus contemporáneos reconocieron -algunos antes que la gran mayoría- un hecho destacado de los años sesenta. Las herramientas tradicionales con las que se realizaban los reportajes resultaban inadecuadas a la hora de cubrir los tremendos cambios culturales y sociales de aquella época”, escribe Marc Weingarten en su libro La banda que escribía torcido. En ese grupo pionero estaba Gay Talese, frustrado por los espacios limitados del NY Times mientras Esquire le proporcionaba mayor libertad.Sigue leyendo