Babylon Berlin

El músculo institucional y económico alemán es indudable, hablemos de hoy o de hace cien años. Sin embargo, su protagonismo histórico apenas se ha dejado notar en la seriefilia. Los ojos se nos van sistemáticamente hacia los países anglófonos. Personalmente solo había visto Deutchsland 83, thriller de tono bélico sobre el espionaje entre las dos repúblicas germanas. La segunda en pasar por delante de mí es esta Babylon Berlin, que rastrea en la compleja Alemania de entreguerras. Una serie que mezcla el noir con el retrato social de la época y la radiografía política del momento, con la República de Weimar tambaleándose. Pero sobre todo es una serie muy cautivadora y enigmática.

Babylon Berlin se va haciendo más compleja a medida que avanza. El punto de partida es algo bastante sencillo, el policía de Colonia Gereon Rath (Volker Bruch) llega a Berlin para encontrar a los responsables de unas fotografías sexuales con las que chantajean a un político. Cuando llega a la capital, a Rath, un hombre honrado pese a sus dramas personales, le emparejan con Bruno Wolter (Peter Kurth), zorro viejo de las calles berlinesas. Sin embargo, el colonés trata de ir por libre cada vez que puede y encuentra sus propios apoyos. La más brillante resulta ser Charlotte Ritter (Liv Lisa Fries). Esta joven trabaja en un club nocturno pero aspira a un trabajo legítimo como, por ejemplo, ser policía.Sigue leyendo

Fargo nikki swango

No creo que haya muchas series con más capacidad para remontar suspicacias que Fargo. Antes del estreno, Noah Hawley tuvo que trabajar en su historia entre murmullos de dudas. Si por regla general hay desconfianza hacia los remakes, más los iba a haber cuando se trata de adaptar una película tan genial de los hermanos Coen. Y estrenada hacía menos de veinte años. Pero no solo las superó, lo admirable es que las cambió por atronadoras ovaciones y merecidos premios. Después de tres temporadas, no sabemos si habrá más y nos deja un gran vacío.

La estructura de Fargo permite una tabla rasa cada año. Hay un universo único y lazos sutiles entre temporadas, pero los saltos temporales permiten esa especie de reseteo. Aunque también están unidas por una serie de personajes ya emblemáticos de Fargo, como la policía honrada, el tipo sádico y cínico o el tipo normal. Y en todas sus tramas, Hawley ha reunido en asociaciones imposibles a gente de los dos lados de la ley. Y se ha recreado en cómo los inocentes afrontan sus preocupaciones criminales. En este punto, Fargo recuerda a novelas de suspense como El gran reloj. Aunque en la serie de FX todo está envuelto en una atmósfera exagerada de humor negro.Sigue leyendo