Sociedad Negra, novela de Andreu Martín

“Las Tríadas no están implantadas en España” fue la información que recibió Andreu Martín (Barcelona, 1949) cuando se entrevistó con periodistas, policías y abogados para hablar de la mafia china. Sociedad negra es la respuesta a qué pasaría si esta ramificación del crimen organizado sí estuviera entre nosotros. Martín asume el discurso de las fuerzas de seguridad para explicar cómo podrían moverse a sus espaldas las Tríadas.

Barcelona es el gran decorado español de la novela negra. Su larga tradición urbana, su condición de ciudad portuaria y su mezcla de culturas la convierten en un escenario inagotable de historias en torno a los bajos fondos. En esta ciudad nació y construyó su carrera Andreu Martín. Se trata de una de las voces más respetadas en el género y a quien desgraciadamente no había leído aún. He saldado la deuda con Sociedad negra. Martín habla de uno de los puertos más importantes del Mediterráneo y de organizaciones ocultas a fuerzas oficiales.
Sigue leyendo

Mátalos suavemente, George V Higgins

El  halcón maltés (Dashiell Hammett) y La jungla de asfalto (W. R. Burnett) son ejemplos de cómo un puñado de buscavidas son una base magnífica para una excelente novela negra. Pasaron veinte años entre una y otra, y transcurrieron otros tantos hasta que irrumpió George V Higgins. El ex abogado y periodista sorprendió con su elogiadísimo debut, Los amigos de Eddie Coyle (1970). Y cuatro años más tarde llegó Mátalos suavemente (1974), donde vemos un sistema autogestionario de la delincuencia.

Higgins dijo que no creía que sus novelas fuesen sobre crímenes, “escribo sobre la gente, y una parte de ella tiende a violar la ley”. También se puede aplicar sin matices la teoría de Dennis Lehane: la diferencia entre el noir y Shakespeare es desde dónde caen los héroes. “Un rey cae desde lo más alto. En el género negro el héroe cae desde el bordillo. No es una gran caída, pero es igual de dolorosa”. Es lo que suele pasar cuando unos pringados del sector intentan dar un golpe en una timba protegida por la mafia local. Y más cuando el cabecilla es un apostador pésimo que se las da de astuto cazador de oportunidades.
Sigue leyendo

Black Mass

Como aficionado al género criminal, tenía muchas ganas de ver esta Black Mass. Dos grandes razones. Un protagonista como Johnny Depp que ya había tocado estos ambientes en Donnie Brasco (1997) y Enemigos públicos (2009). Y una historia central con un agente del FBI que quiere medrar acabando con la mafia italiana a costa de proteger a la irlandesa. Su contacto es un gánster irlandés apoyado por buena parte de su barrio, donde también creció el agente. Vista Black Mass me quedan tres ideas. Depp hace una gran interpretación como Whitey Bulger ,un tipo frío y arrogante. Hay una historia bien contada, aunque no es la deseada. Pero el director Scott Cooper no consigue hacer brillar la película.

Sigue leyendo

Vivir de noche

Vivir de noche es la continuación de la monumental Cualquier otro día. Dennis Lehane cambia las asambleas del mundo obrero por las destilerías y veladas del crimen organizado. Y da un salto de siete años desde la huelga policial de 1919 hasta el ecuador de los felices años veinte. En esos días el crimen organizado ya había una organización demasiado poderosa para echarla abajo gracias a la Ley Seca. Aunque sin igualar el cum laude de Cualquier otro día, el autor recupera la mejor versión de las historias de gánsters.

La familia Coughlin sigue siendo la protagonista, pero en esta ocasión, Danny cede el protagonismo a su hermano menor. Joe tenía poco peso en Cualquier otro día, era un niño de once años, “bajo para su edad, aunque Danny sabía que lo compensaba siendo uno de los niños más duros en un barrio de niños duros”. Pero en Vivir de noche vemos que Joe ha crecido  y se ha hecho un nombre fuera de la ley. Además, ha conseguido superar su miedo a las criaturas de la noche, fruto de su primera escapada nocturna. El pequeño de la familia se queda solo cuando rechaza un “trabajo honrado” cerca de Danny, su familiar favorito:

Joe: Prefiero la noche, tiene sus propias reglas.
Danny: El día también.
Joe: Ya lo sé, pero no me gustan.

Sigue leyendo

A quemarropa, de Richard Stark

El País y SerieNegra lanzaron en verano una promoción de clásicos de novela negra a precio reducidos, 1,95€, una mina para acercarse al género. Uno de ellos es A quemarropa, primera novela del atracador profesional Parker, firmada por Richard Stark. Este nombre el seudónimo de Donald E. Westlake, ganador de tres Premios Edgar, y nombrado Gran Maestro del Misterio por la Asociación de Escritores de Misterio. En esta novela presenta a un hombre violento y sin el menor atisbo de intentar caer simpático ni asustarse ante el poderío de una organización criminal.Sigue leyendo

Honrarás a tu padre, de Gay Talese

La mafia es probablemente la sociedad secreta más atractiva narrativamente. Su carácter hermético e inaccesible convive con su cercanía a la sociedad a través de empresas legales y relaciones políticas. La ficción más famosa que describe este mundo es El Padrino, de Mario Puzo. La historia de los Corleone estaba muy bien documentada pero solo fusionaba figuras y las colocaba en situaciones imitadas del hampa real. Dos años después de El Padrino, el periodista Gay Talese (Nueva Jersey, 1932) publicó Honrarás a tu padre. Y “cada detalle era real”.

“Wolfe y muchos de sus contemporáneos reconocieron -algunos antes que la gran mayoría- un hecho destacado de los años sesenta. Las herramientas tradicionales con las que se realizaban los reportajes resultaban inadecuadas a la hora de cubrir los tremendos cambios culturales y sociales de aquella época”, escribe Marc Weingarten en su libro La banda que escribía torcido. En ese grupo pionero estaba Gay Talese, frustrado por los espacios limitados del NY Times mientras Esquire le proporcionaba mayor libertad.Sigue leyendo