qué es la novela negra

¿Qué es la novela negra?

La novela negra es un género que encuentra sus raíces en tiempos muy lejanos. Los Evangelios ya contaban con el periodismo de sucesos quién fue Jesucristo y por qué murió. El género negro lleva a la ficción esa crónica negra. Sin embargo, el noir también confía su magia al misterio sobre quién lo hizo. La historia considerada primera novela negra fue Los crímenes de la calle Morgue, de Edgar Allan Poe, en cuyo honor se otorgan cada año los Premios Edgar.

Otro precedente lo podemos encontrar en las tragedias de Shakespeare. Dennis Lehane, uno de los autores más prestigiosos, asegura que el género negro es el Shakespeare de la clase trabajadora. La diferencia es desde dónde caen los personajes.

Subgéneros negros

Al mismo tiempo, este tipo de historias cuenta con una gran diversidad de ideas. En las islas británicas arraigó con fuerza el whudunit, centrado especialmente en la identificación del culpable. Los autores más reconocidos de esta novela negra son Arthur Conan Doyle con Sherlock Holmes, o Agatha Christie con Hercules Poirot.

En Estados Unidos, “Hammet extrajo el crimen del jarrón veneciano y lo llevó a las calles“. La diferencia se basa en la atención a la sociedad donde se desarrolla el crimen. El mal no procede de una única persona, muerto el perro no se acaba la rabia; y el culpable suele proceder de un cúmulo de circunstancias corrompidas. Dashiell Hammett y Raymond Chandler son los padres de este noir con personajes como Sam Spade o Philip Marlowe.

Se publica mucho noir, ¿pero qué es la novela negra?

La autoría de un investigador en un contexto corrupto es un legado de gran responsabilidad. El primer gran heredero fue Ross Macdonald, cuyo Lew Archer tiene silla junto a los grandes. Y en la actualidad, Michael Connelly es quien lleva la corona gracias a Harry Bosch, el clásico actualizado de los grandes detectives de novela.

En la tierra de los sueños, la novela de perdedores también es una de las reinas. Son personajes que viven en la marginalidad y se dedican a la delincuencia de bajos vuelos, aunque suelen creerse genios. George V. Higgins llegó a la excelencia con sus diálogos en historias como Los amigos de Eddie Coyle. Jim Thompson también supo explotar estos personajes tan crudos, a veces autobiográficos.

Otro de los grandes autores del momento en la novela negra es Dennis Lehane. Este escritor de Dorchester de origen arrancó con una serie policíaca, protagonizada por los detectives Kenzie y Gennaro. Sin embargo, a principios de este siglo apostó por novelas independientes, aunque algunas formen trilogías.

El noir es un género permeable, abierto a mezclas

Si hay algo que caracteriza a la novela negra es su permeabilidad. Puede adaptarse a muchos otros géneros, como la novela histórica o la política. Entre la primera mezcla se puede encontrar la trilogía berlinesa de Philip Kerr, tres novelas ambientadas en la Alemania nazi. En la segunda resulta muy interesante El delator, de Liam O’Flaherty, que ofrece un viaje nocturno por los bajos fondos del Dublín de principios de s.XX.

Otro universo cultural con gusto por encontrarse con otros géneros es el cómic. El arte secuencial cuenta con historias negras extraordinarias, desarrolladas en universos propios o adaptadas a los superhéroes. Entre los autores más prolíficos se pueden mencionar a Frank Miller, Ed Brubaker, Brian Michael Bendis o Tom King. Obras como Escena del crimen, Batman: Año uno y El sheriff de Babilonia.

Novela negra española

España tuvo una eclosión de la novela negra en los años setenta gracias a autores como Vázquez Montalbán, González Ledesma o los aún activos Juan Madrid o Andreu Martín. Con el paso de los años se fue dejando de lado, como si fuera una moda. Sin embargo, durante los últimos años, coincidiendo con la crisis económica y social, la novela negra vuelve a invadir librerías. Y también se han inaugurado certámenes y festivales en torno al género negro en todo el país siguiendo los ejemplos de la Semana Negra de Gijón, el Getafe Negro o la Barcelona Negra.

En las estanterías se pueden elegir entre planteamientos muy policíacos como la serie Bevilacqua y Chamorro de Lorenzo Silva, historias basadas en el folclore rural navarro como las que protagoniza la inspectora Amaia Salazar de de Dolores Redondo, las novelas de perdedores de Zanón y Alexis Ravelo, o los atestados de una hornada de escritores llegada de las comisarías como Rafa Melero, Víctor del Árbol o Esteban Navarro.