Cultura Noir en 2017

novela negra

Cultura Noir en 2017

Este año que ya acaba ha sido el más importante para Cultura Noir. Para empezar, en este 2017 he mudado el blog a un dominio propio. Y también he tenido una regularidad publicando que hasta ahora no se había dado durante todo el año. Ha ayudado mucho a esta última cuestión haber ampliado las críticas no solo a la novela negra, en Cultura Noir también puedes informarte ahora sobre el género negro y alrededores encarnado en series, películas y cómic.

Coincidiendo con la inauguración del dominio propio, también abrí dos páginas en redes sociales que han ayudado a que seáis más los que os pasáis por aquí. [A fecha de 25 de diciembre] En Twitter sois 276, y en Facebook 53; en Google Plus podéis encontrar Cultura Noir en una colección de mi cuenta personal, que siempre he dedicado a este espacio y es seguida por 60 usuarios. Os invito a uniros para enteraros de todas las publicaciones de Cultura Noir.

Este año también ha sido rico en conocer a nuevos autores como, por ejemplo, Don Winslow, Claudio Cerdán y Tom King. Pero también ha sido un año con muchas series y películas. Estoy bastante contento con el balance del año. Y os voy a hacer una selección con lo publicado en España en 2017 por si aún no les habéis escrito a los Reyes Magos. Solo tenéis que pinchar en cada portada para leer la reseña completa.

Novela Negra

El asesino del acantilado, de Antonio Manzanera (Ediciones B, 2017).  Es un libro que no me llamó la atención tanto por el título como por su sinopsis. El asesino del acantilado comienza como una historia con detective perdedor clásico y termina siendo un homenaje al género negro a través de varios estilos: detectivesco, carcelario y gánsters. Muy entretenida, aunque hubiera mejorado más aún con diálogos más finos.

Ese mundo desaparecido, de Dennis Lehane (Salamandra Black, 2017). El autor cerró así su trilogía Coughlin, ambientando la historia en las implicaciones de la mafia en la Segunda Guerra Mundial. Cuenta con una magistral galería de personajes secundarios que vamos conociendo a medida que Joe investiga quién le amenazó de muerte a pesar de tratar de vivir como un hombre de negocios legítimo.

La última palabra de Juan Elías, de Claudio Cerdán (Ediciones B, 2017). Claudio Cerdán hace suyo el mundo de Sé quién eres (Telecinco) y desarrolla una historia más policíaca que la judicial televisiva. Pero también consigue una historia de personajes, algunos de los cuales mejora. Tiene un inicio muy impactante narrando un suicidio.

Corrupción policial, de Don Winslow (RBA Serie Negra, 2017). Novela policíaca y negra sin paliativos. Como Shakespeare, Winslow cuenta la caída de un rey, la del Rey de Manhattan Norte Denny Malone. Novela sobre la corrupción individual, la negligencia institucional y las consecuencias en la sociedad más vulnerable.

Pecado, de Benjamin Black (RBA Serie Negra, 2017). La última novedad que he leído este año me ha dejado sensaciones encontradas, aunque me decanto por el aprobado. Arranca como una novela enigma clásica, pero hacia el ecuador, el irlandés despliega toda la negrura de la muerte de un cura católico investigada por un inspector protestante en un país dividido por tantas cuestiones.

Cómic

The Fix, de Nick Spencer y Steve Lieber (Norma Editorial, 2017). Tengo pedido a los Reyes Magos el tomo íntegro que salió a final de año, pero en junio pudimos disfrutar de un avance gratuito gracias al Día del Cómic. The Fix es un policíaco muy divertido donde los policías son ladrones y donde los diálogos están marcados por el género criminal y la comedia negra. Una delicia para amantes de Higgins, Tarantino o Fargo.

El Sheriff de Babilonia, de Tom King y Mitch Gerads (Ecc, 2017). “El único cómic de la historia supervisado por la CIA”, según su dibujante Mitch Gerads. “Un cruce de Justified y Homeland”, según un editor de la línea Vertigo de DC. El sheriff de Babilonia mezcla el policíaco, el western y el thriller bélico en el Irak posterior a la caída de Saddam. Portentoso guion y magistral dibujo.

Eidolon, de Warren Ellis y Jason Masters (Panini, 2017). Ellis se despide de 007 con este cómic donde se acerca al género de espías más realista y actual en una historia de conspiraciones internas y lavado de dinero. Personalmente me ha gustado más este caso que el primero. Si entonces trataba de actualizar el entorno de Bond, ahora adorna de clasicismo el nuevo mundo: Eidolon significa fantasma, espectro.

Hammerhead, de Andy Diggle y Luca Casalanguida (Panini, 2017). Panini ha publicado dos cómics de 007 este año. El segundo es este Hammerhead, donde Diggle despliega una trama de suspense relacionada con la seguridad nacional y el negocio armamentístico. Notable dibujo, más vivo y dinámico que el de Masters, su Bond es implacable.

Series

Hap and Leonard, AMC España. Noir sureño, con tramas entretenidas apoyadas en la gran química entre sus personajes protagonistas, interpretados por Michael Kenneth Williams y James Purefoy.

Sé quién eres, Telecinco. Thriller judicial donde todo se envuelve en mentiras y medias verdades. Un aire muy escandi-noir. Juan Elías y su sobrina Ana Saura desaparecen tras un accidente, pero él reaparece con amnesia.

Snowfall, HBO. Drama sobre el origen de la epidemia del crack, aunque esta primera temporada ha sido más un prólogo. Tiene al español Sergio Peris Mencheta entre el reparto.

Fargo, Movistar. Noah Hawley ha puesto Fargo en stand-by con esta temporada centrada en esta lucha entre hermanos, y con gran protagonismo femenino.

Sneaky Pete, Amazon. Ideal para quien guste de las historias de timadores. Giovanni Ribisi lidera el reparto de esta serie nacida de un discurso de Bryan Cranston.

Suburra, Netflix. Adaptación del libro de Giancarlo de Cataldo, que mezcla al clero, la política y el crimen organizado en una trama urbanística en Roma.

The Deuce, HBO. David Simon y George Pelecanos deslumbran con esta serie sobre los orígenes de la industria del porno en el Nueva York de los años 70. Grandes personajes.

Mindhunter, Netflix. ¿Cómo detenemos a un loco si no sabemos lo que piensa? Se preguntaron en el FBI y se lanzaron a entrevistarse con presos especiales. David Fincher apadrina esta serie.

Babylon Berlin, Movistar. Berlín, años veinte, a las puertas del nazismo. Noir, política y costumbrismo. Tiene uno de los mejores personajes femeninos de esta lista.

Manhunt Unabomber, Netflix. Esta producción sobre la caza de este terrorista destaca por su atención al lenguaje de cada uno. Es una rareza, porque esta serie está producida originalmente por el canal Discovery.

Cine

Vivir de noche, Ben Affleck. El actual Batman debutó como director adaptando una novela de Lehane y celebró el décimo aniversario adaptando otra. En este caso, para mi gusto, se vio lo mejor del Affleck director pero lo peor del Affleck actor. Notable recreación del cine negro de los años veinte.

El guardián invisible, Fernando González Molina. Thriller español que adapta la primera de las novelas del Baztán de Dolores Redondo. Es una buena mezcla del género policíaco y el folklore navarro, aunque no termina de brillar. Es entretenida y absorbente, eso sí. Está confirmado el rodaje de Legado en los huesos, la que más perseguía el director.

Baby driver, Edgar Wright. Una vuelta de rosca al género de atracos con esta película sobre Baby, un adolescente conductor experto en fugas. El director se las apaña para conseguir una cinta de acción vertiginosa y romántica, aunque hacia el final se vuelve más convencional. En un reparto lleno de caras conocidas, el joven Ansel Elgort se hace con todas las miradas.

The Snowman, Thomas Alfredson. Tercera adaptación de un libro en lo que llevamos de sección. El prestigioso director de Déjame entrar y El topo fue el encargado de dirigir el caso más reconocido de Harry Hole. Sin embargo, la novela de Jo Nesbo no encuentra en la pantalla la misma profundidad. Se llevó unos palos tremendos de la crítica. No es deslumbrante, cierto, pero tampoco es un desastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *