No llames a casa, de Carlos Zanón

No llames a casa

No llames a casa, de Carlos Zanón

La gente, a veces, demasiadas veces diría alguno, hace cosas extrañas. Lo dijo Carlos Zanón en una BCNegra citando a sus personajes de No llames a casa, su segunda novela negra. Igual que en Tarde, mal y nunca, Zanón vuelve a construir una excelente historia de personajes ambientada en los parámetros del género negro. Y en una capital del noir como es Barcelona. Pero en el escenario de las investigaciones policíacas de Andreu Martín o González Ledesma ahora imaginamos derrotas de perdedores. Es una etiqueta negra que permite echar un vistazo a la mezquindad en la vida cotidiana.

Zanón vuelve a incidir en la psicología de sus personajes, en qué les mueve. Aunque no son personajes con los que sea fácil o posible empatizar. Es una historia muy coral protagonizada por tres maleantes con un plan y dos víctimas con una promesa rota. En el primer grupo están Cristian, que es de los que olvidan mal (y esos se hacen daño); su hermana Raquel, que quiere lo que tienen las personas normales; y el novio de ella, Bruno, que es el cabecilla del grupo y sabe que los demás solo te quieren cuando tienes algo que necesitan. Y él tiene un espíritu empresario, cuya última idea es un negocio que les reporta nueve 9.000€ por cliente. La forma de conseguirlos es vigilar picaderos de adúlteros para chantajearlos con sacar a la luz sus escarceos.

Excelente novela negra de perdedores de Carlos Zanón

Paralelamente al día a día de los emprendedores, la narración muestra la rutina de dos amantes carne de chantaje. Max y Merche. Mientras Raquel, Cristian y Bruno han vivido en coches o naves industriales, Max y Merche han tenido una vida plena con casa y familia. Sin embargo, sus vidas sirven para que Zanón dé rienda suelta a su lado más reflexivo sobre las vidas estancadas. Primero se ahogaron en su matrimonio y luego en su aventura extra matrimonial. A Max le dejó su mujer cuando se enteró, a Merche le entró entonces el vértigo de dejarlo todo. Y sus planes de una vida juntos quedó en suspenso. Y en esa tierra de nadie están cuando arranca No llames a casa.

Dos amantes estancados en su romance aparecen en el radar de tres emprendedores que chantajean a adúlteros

La novela negra de Zanón también trae nuevos escenarios. Tarde, mal y nunca no menciona lugares concretos pero Carlos tenía en mente la zona de Collblanc limítrofe con L’Hospitalet. Sin embargo, el autor explicaba en entrevistas que buena parte de crítica y público pensaba que ocurría en el Raval. Dos años después, con la publicación de No llames a casa saltó de barrio y decidió mostrar las coordenadas. “El Guinardó no es un barrio conflictivo, no hay apenas delincuencia. Le estoy dando mala fama internacional y cuando vengan los turistas a ver a los yonquis no sé qué les diremos. No es por amor hacia el barrio, que es feo, es por sacar algo nuevo”.

Con No llames a casa, Zanón se confirmó como un excelente autor para el género negro. Una voz que recupera las historias de perdedores con una muy buena mezcla de lenguaje coloquial, profundas reflexiones y cultura popular. El talento también se tradujo en premios. El flamante comisario de la Barcelona Negra se llevó en apenas dos años el prestigioso Premio Dashiell Hammett y el Premio Valencia Negra I, este último gracias a No llames a casa.

Ficha técnica
No llames a casa Carlos ZanónTítulo: No llames a casa
Autor: Carlos Zanón
Editorial: RBA Serie Negra
Páginas: 296
Año: 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *