Mick Haller #2: El veredicto

Mick Haller #2: El veredicto

La figura del abogado defensor es siempre interesante porque pone a prueba cuánto estamos dispuestos a soportar el Estado de Derecho. Cuánto estamos dispuestos a defender el ideal de que todo el mundo tiene derecho a la defensa. Incluso cuando pensamos que el acusado apesta a culpable. Es ahí donde se defiende la justicia, cuando se fuerza a la fiscalía a demostrar sin titubeos todos los cargos para conseguir el veredicto deseado. Michael Connelly desarrolló su carrera literaria con personajes que trabajaban para la acusación, persiguiendo a autores de delitos y crímenes. Por eso Mickey Haller es tan sugerente. Entre tanto personaje persiguiendo la verdad, Haller busca sembrar la duda.

El abogado de Connelly tiene varias formas de explicar su trabajo. En El inocente, su objetivo era quitar los palitos sobre los que se giraban los platos de los malabaristas, para que cayeran al suelo y no pudieran impresionar al público. En El veredicto es más prosaico y taimado, Haller asegura que en un juicio todos mienten y tan solo hay que esperar la mentira a la que aferrarte para utilizarla como una daga contra la acusación. “Ese es mi trabajo: forjar la daga. Afilarla. Usarla sin misericordia ni cargo de conciencia. Ser la verdad en un sitio donde todo el mundo miente”. El abogado defensor Mickey Haller fuerza a demostrar más allá de toda duda razonable que el acusado es culpable. Pero la cabra tira al monte y Connelly suele reajustar la historia para que no todos, de alguna manera, no se vayan de rositas.

Mick Haller regresa a los tribunales heredando 30 casos y conociendo a Harry Bosch en El veredicto

La trama de El veredicto arranca aproximadamente un año después de El inocente. Durante ese intervalo, Haller se recuperó de las lesiones físicas del caso Roulett a cambio de engancharse a la oxicodona. Ahora, ya regenerado, trata de reincorporarse gradualmente a la labor judicial cuando le caen del cielo una treintena de casos. Mickey aparecía como hombre de confianza en expedientes de un abogado amigo y, cuando este es asesinado, hereda sus clientes. Sin embargo, el hombre que mató a Jerry Vincent también se llevó su maletín y su portátil, por lo que Haller debe reconstruir varios casos. El más importante es el de Walter Elliott, un cliente filón que reporta muchos miles de dólares. A cambio, no escucha a su abogado, trata de mangonear la estrategia y parece esconderse siempre algo. Además, Mickey tiene que romperse la cabeza para encontrar la bala mágica de Vincent. La carta ganadora.

El desarrollo del caso y, sobre todo, la búsqueda de la bala mágica es de lo más interesante y entretenido. Pero son especialmente mágicos en El veredicto los momentos en los que comparten habitación dos personajes: el abogado heredero y el detective que investiga el asesinato de Vincent. Son hermanos de padre aunque solo uno es consciente. Harry Bosch sabe que Haller es hijo del mismo padre que él, aunque Mickey nota gestos familiares en Harry. Personalmente, la tensión de cómo se reconocerían como hermanos me ha gustado mucho y me ha parecido un gran puntal de esta historia. Es un encuentro lo suficientemente justificado y atractivo como bien llevado. Aunque a estas alturas ya sé que la relación será más estrecha en años próximos.

Ficha técnica

el veredictoTítulo: El veredicto
Autor: Michael Connelly
Traducción: Javier Guerrero
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 416
Año: 2008 (original), 2011 (España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *