Harry Bosch #11: Último recurso

Harry Bosch Último recurso

Harry Bosch #11: Último recurso

Tres años sin placa fueron suficientes. Harry Bosch ha vuelto al Departamento de Policía de los Ángeles. El primer impulso llegó por necesidad, pero el paso definitivo obedece a la convicción y al gusto por volver a trabajar en compañía. Y aunque sería fácil volver a la situación previa a su salida, Michael Connelly plantea una situación nueva a la que el detective debe acostumbrarse. Bosch ha pasado de ser el primer investigador al último recurso de las familias para encontrar paz y justicia.

Harry Bosch vuelve al Departamento con un caso high-jingo

La nueva mesa de Bosch y Kiz Rider está en la Unidad de Casos Abiertos. El objetivo de esta rama de la elitista Robos y Homicidios es resolver crímenes no resueltos. En Los Ángeles hay más de ocho mil desde los años sesenta. Es decir, se superó hace mucho el momento en que las posibilidades del caso se reducen cada vez más rápido. El jefe de Casos Abiertos, Abel Pratt, asegura que “una ciudad que olvida a sus víctimas de asesinato es una ciudad perdida”. El nuevo jefe del Departamento es el primero que recibe a Bosch y le habla del “coro de las voces olvidadas”. Es la primera vez que Bosch conecta con el jefe y una de las pocas que le gusta su superior.

El coro de las voces olvidadas es lo que me vino a la cabeza cuando pensé en los casos que hay en Casos Abiertos. Es una casa de los horrores. Nuestra mayor vergüenza. Todas esas voces. Cada una de ellas es como una piedra arrojada a un lago. Las ondas se extienden a través del tiempo y de las personas. Familias, amigos, vecinos… ¿Cómo podemos considerarnos una ciudad cuando hay tantas ondas, cuando este departamento ha olvidado tantas voces? Cambié el nombre de la unidad cuando entré en el departamento. No son casos apagados, detective. Nunca dejan de arder. No para alguna gente.

Su readaptación a la labor policial y al Departamento, y su dinámica con Kiz son lo mejor de Último recurso. Incluso hay alguna disputa política en la cúpula de la institución, con protagonismo de un desterrado Irvin Irving. El hombre que persiguió a Bosch durante años fue enviado a una oficina fuera del edificio principal cuando llegó el nuevo jefe. Y su misión es volver aprovechando algún error de Bosch, como el que le sacó de Robos y Homicidios.

Casos abiertos es el último recurso de las voces olvidadas

Lo que no me ha llamado tanto la atención es el fondo del caso, aunque, sin embargo, sí me ha gustado la investigación. Una coincidencia ciega de ADN reactiva un caso de homicidio de 1988, el de la joven mestiza Rebecca Verloren. El propietario del rastro es Roland Mackey, un hombre que con pasado supremacista. Esta connotación racial permitirá una investigación con visos de high-jingo. Un high-jingo en jerga policial es un caso que puede hacer zozobrar al detective si se acerca demasiado a alguien con poder sobre su futuro. Nada del otro martes para Bosch, aunque debe mantener el equilibrio para anular la bala de Irving.

Ficha técnica

harry bosch último recursoTítulo: Último recurso
Autor: Michael Connelly
Traducción: Javier Guerrero
Editorial: Ediciones B
Páginas: 418
Año: 2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *