Harry Bosch #9: Luz perdida

luz perdida

Harry Bosch #9: Luz perdida

El título de esta novela hace referencia a un concepto instalado en la mente del detective Bosch desde su época en los oscuros túneles de Vietnam. Se lo explicó a Terry McCaleb en Más oscuro que la noche y a Julia Brasher en Ciudad de huesos. La luz perdida era el resplandor que le guiaba en la oscuridad, cuando se acostumbraba a la negrura y podía apreciar los detalles. “Estaba como atrapada allí abajo con nosotros. Estaba perdida, pero nosotros la encontrábamos”.

Michael Connelly abre con este libro un nuevo arco en la serie. El último arrancó con su feliz regreso a la División de Hollywood después de una baja forzosa, pero terminó perdiendo a su mujer y renunciando a la placa. De las sombras, salió un nuevo Bosch reinventado en investigador privado, como Marlowe.

No es una situación nueva del todo. Bosch ya trabajó por libre a mediados de los noventa, cuando fue suspendido y obligado a asistir a terapia psicológica. Las conversaciones con la doctora Hinojos le hicieron ver la luz perdida: su misión. Necesitaba resolver el asesinato de su madre de hacía más de treinta años. En aquel momento se las pudo arreglar para acceder a los recursos del Departamento, pero ahora todos saben que está fuera. Cuando le reclama Lawton Cross, un antiguo policía en silla de ruedas, debe trabajar a pecho descubierto. Sin placa ni pistola. El enfermo le recuerda un caso que pasó por Harry primero y por Cross después, antes de acabar en el cajón.

Bosch encuentra la luz perdida más brillante

La historia se desarrolla en los años inmediatamente posteriores al 11-S. Connelly se hace eco de los excesos de instituciones federales en nombre de la Seguridad Nacional. A falta de la eterna amenaza que suponía el departamento de Asuntos Internos, por aquí vendrán los principales problemas de Bosch, ahora un simple ciudadano. Asoma el terrorismo, y creo que es la parte más débil. No tiene que ver con los delitos a pie de calle habituales y suena muy lejano.

Por último, cabe destacar que por primera vez Harry Bosch es el narrador en primera persona de la historia, una vía que el autor solo había experimentado con el periodista Jack McEvoy. Esta novedad acentúa el estilo íntimo de Connelly cuando escribe sobre los sentimientos y pensamientos de sus personajes. En Luz perdida vemos una gran combinación de determinación investigadora e inseguridad personal de mi detective preferido. Además de una agradable sorpresa final.

#1: El eco negro
#2: Hielo negro
#3: La rubia de hormigón
#4: El último coyote
#5: Pasaje al paraíso
#6: El vuelo del ángel
#7: Más oscuro que la noche
#8: Ciudad de huesos

Ficha técnica

Título: Luz perdida
Autor: Michael Connelly
Traductor: Javier Guerrero
Editorial: Ediciones B
Páginas: 398
Año: 2003

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *