Harry Bosch #12: Echo Park

Harry Bosch #12: Echo Park

Es una de las mejores historias de Harry Bosch. He escrito algo así ya varias veces, pero es que Michael Connelly alcanza su mejor forma con notable continuidad. En esta ocasión es con Echo Park, una novela que combina las mejores esencias del género negro. Hay ambiciones políticas, un caso complicado y un detective que se toma las cosas como algo personal porque es la única forma que respeta. Pero también vemos la marca inconfundible del autor: el tratamiento de los personajes. Da igual que hayan aparecido en anteriormente o veamos su nombre por primera vez. Todos ayudan a mostrar diferentes formas de afrontar la encrucijada.

En Echo Park, Bosch tiene la oportunidad de cerrar como investigador de Casos Abiertos un crimen que no pudo resolver trece años atrás como detective de Homicidios. El expediente de Marie Gesto fue uno de los que se llevó cuando dejó durante unos años el Departamento de Policía, y lo ha ido sacando regularmente desde que volvió. Pero continuamente llegaba a un callejón sin salida. No había ADN, ni huellas, ni indicios sobre el paradero. Su principal sospechoso, al que siempre volvía, incluso consiguió una orden de alejamiento. Y de repente, de la nada surge un detenido que trata de colaborar con la Fiscalía en varios casos. Incluyendo el que atormenta a Bosch.

Un detenido ofrece información sobre casos sin resolver a cambio de evitar la pena de muerte, y a Harry Bosch le huele fatal

A Harry le huele mal el asunto. Desde el principio. El nombre del acusado que trata de colaborar, Raynard Waits, no apareció en ninguna investigación previa. Y la sensación empeora cuando Harry se entera de las pretensiones del abogado de Waits. Maurice Swann propone cambiar la pena de muerte a la que se enfrenta como asesino de las bolsas por una cadena perpetua si ayuda a resolver unos cuantos casos. Lo que echa para atrás a Bosch es que Waits no podría ser acusado por esos crímenes. Algunas víctimas no contarían. O más perverso: si lo hicieran, sería para salvar la vida al asesino. Tampoco facilita la digestión que el fiscal que trataba de facilitar el acuerdo estuviera en campaña para dirigir la Fiscalía.

Echo Park es una de las mejores historias del detective Harry Bosch

En definitiva, el último coyote se reencuentra con los motivos por los que ya dejó la placa una vez. No es casualidad que en la adaptación televisiva se hallan refundido ambos casos para la primera temporada. Sin embargo, aún están recientes las dificultades para llevar a cabo la misión sin apoyo institucional. Para que cuenten todos igual necesita todo el peso de la ley. Pero como policía debe trabajar también con quienes no comparten su visión de la vida. Al final, es algo que termina por afectar a Harry porque intenta absorber toda la responsabilidad. Por respeto a la familia de la víctima y por conformidad con su forma de entender su profesión. “Tomármelo en serio es la forma de trabajar del verdadero detective. La única forma“.

El resultado es una novela tensa, de las que vibran en las manos. El suspense reina en todo momento. En una entrevista publicada cuando llegó Echo Park a España, Connelly decía que “es la primera vez que escribo sobre el mal en estado puro”. Y sin embargo, no se hace cargante ni exagerado. Pero es una maldad que causa tanto daño como puede. A Bosch le toca personalmente desde varios frentes y le activa sus principios más profundos. “Trata de salvar a su madre en cada caso”. “Cuentan todos o no cuenta nadie”. “Creo en la teoría de la Noria“.

Ficha técnica

Harry Bosch Echo park Michael ConnellyTítulo: Echo Park
Autor: Michael Connelly
Traductor: Javier Guerrero
Editorial: Roca Editorial
Año: 2006
Páginas: 352

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *