Harry Bosch #7: Más oscuro que la noche

Más oscuro que la noche

Harry Bosch #7: Más oscuro que la noche

Los crossovers tienen una magia especial. No es lo mismo que Batman diga que conoce a Superman que verles en la misma habitación. Y aunque los más conocidos, o los que más me vienen a la mente, tienen que ver con los cómics de superhéroes, también los hay en otras artes narrativas. En el mundo de la novela negra, Michael Connelly celebró el cambio de siglo con una reunión de sus personajes más interesantes: el policía Harry Bosch, el ex agente federal Terry McCaleb y el periodista Jack McEvoy. Después de varias referencias cruzadas entre las cabeceras de cada investigador, el universo compartido de las historias de Connelly se consagró con Más oscuro que la noche.

El protagonismo recae sobre todo en Bosch y McCaleb. El primero es el principal testigo de la acusación en un caso de asesinato contra un importante director de cine, el segundo trabaja en un encargo de Jaye Winston para dibujar un perfil basándose en la escena del crimen de un homicidio producido en Nochevieja, y en cuya investigación no se ha avanzado en dos semanas. El vínculo que irá atrayendo poco a poco a Harry y Terry es la última víctima, Edward Gunn, el sospechoso que quedó libre sin cargos de asesinar a una prostituta en El último coyote. Su impunidad sigue pesando en la conciencia de Bosch, porque “intenta resolver el asesinato de su madre una y otra vez”.

Como El Bosco, Bosch es más oscuro que la noche

Con Jack McEvoy en un papel muy discreto, y Bosch sin capacidad de mando en el juicio, la parte más interesante es la de McCaleb. El hallazgo de una lechuza junto al cadáver invita al ex agente a seguir los puntos, concluyendo que hay un simbolismo relacionado con la pintura medieval que apunta directamente al Bosco. Connelly describe al pintor centrándose en aspectos que también definen al detective Bosch, para relacionarlos más allá del nombre. “Era un alma atormentada, un genio atormentado”. “Bosch conocía todos los demonios. La oscuridad… una oscuridad más negra que la noche”. Un ejemplo de este carácter ominoso es la teoría de la noria. “Todo termina por volver a su sitio tarde o temprano. Puede que no vea La mano de Dios con tanta frecuencia como tú, pero creo en eso”.

Más oscuro que la noche prioriza a McCaleb y Bosch sobre el suspense habitual. Aunque la investigación va por unos caminos más que posibles, a medida que avanza se hace más que evidente dónde está el culpable. Sin embargo, el final está lejos de ser indulgente con los dos investigadores. Connelly es excelente tratando juguetes rotos.

#1: El eco negro
#2: Hielo negro
#3: La rubia de hormigón
#4: El último coyote
#1: El poeta
#5: Pasaje al paraíso
#1: Deuda de sangre
#6: El vuelo del ángel

Ficha técnica

Título: Más oscuro que la noche
Autor: Michael Connelly
Editorial: Roca editorial
Año: 2001
Páginas: 448
Traducción: Javier Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *