Harry Bosch #1: El eco negro

El eco negro

Harry Bosch #1: El eco negro

Tenía a Michael Connelly en la lista de deudas pero no llegué a arrancar con sus libros hasta que llegó la serie de Amazon protagonizada por Harry Bosch. El piloto ya me convenció pero antes de seguir decidí introducirme en su universo con los libros. Se trata de un universo literario nacido hace ya veintitrés años, compuesto por las novelas de Bosch y las de personajes como Mick Haller y Jack McEvoy. La curiosidad también me iba empujando ya que el autor era periodista antes de dedicarse por completo a la literatura. Debutó con este El eco negro que le otorgó un Premio Edgar a Mejor primera novela.

Confeso admirador de Raymond Chandler, Connelly viste a Bosch con aires de Marlowe pese a las grandes diferencias de época. Marlowe era un detective privado y Bosch pertenece al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) pero ambos comparten una forma de vida y de trabajar. Marlowe se describía diciendo “tengo algo de lobo solitario, no estoy casado, ya no soy un jovencito y carezco de dinero”, en una conversación Harry se identifica con el hombre solitario del cuadro Aves nocturnas de Hopper, es un cuarentón y su dinero le llegó hace poco tiempo.

Harry Bosch es un detective clásico actualizado

Además, está considerado por la cúpula como enemigo de la “familia” del LAPD, aunque conserva compañeros a los que recurrir. Por su parte, Marlowe explicaba que “los policías no me aprecian demasiado, pero hay un par con los que me llevo bien”. Bosch consiguió un ascenso meteórico de patrullero gracias a su talento, llegó a detective de Robos y Homicidios. Sin embargo, su talante le costó el destierro a Hollywood cuando acabó con la vida de un sospechoso.

Durante la presentación del caso, Bosch es presentado como un policía desterrado del grupo de élite a la División de Hollywood. Nada a contracorriente desde el principio, cuando trata de que el cuerpo hallado no sea cerrado como una sobredosis.  A medida que avanza la investigación, conocemos las fricciones entre el Departamento de Policía y el FBI. Y también vemos las ganas que hay en Asuntos Internos de expulsar definitivamente a Harry Bosch. Connelly agitar la trama para que Bosch no tenga descanso, y también recurre a la Guerra de Vietnam en la que el detective sirvió como rata de los túnelesAcción, suspense, venganza y corrupción confluyen y no dejan el final cerrado hasta la última página del epílogo. Me ha resultado muy muy adictiva.

El eco negro tiene suspense, acción y corrupción

El autor incluye a un periodista llamado Bremme. Puede ser considerado un trasunto del propio Michael Connelly por la similitud de currículos. Bremme también sirve para manifestar la escasa confianza de Bosch en el sistema. “Nunca ruedan cabezas” afirma angustiado el detective, tras intentar sacar a la luz maniobras de un poder policial que no soporta y cuyo ambiente describe bien Connelly.

El retrato robot que queda de Harry Bosch al final de El eco negro es más que interesante. Huérfano. Se llama Hyeronimus Bosch por su madre, quien solo le pudo legar el nombre antes de morir. Primero pasó por orfanatos, luego por el Ejército en Vietnam y finalmente recaló en el LAPD. Es un auténtico grano en el culo para sus jefes, pero es un detective honrado y comprometido.

Ficha técnica
El eco negro. Harry Bosch.

Título: El eco negro
Autor: Michael Connelly
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 485
Año: 1992

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *