El redentor Jo Nesbo Harry Hole

El problema es… —Harry se frotó el mentón— que yo no trabajo en el gremio del perdón.

No, Harry Hole no trabaja en el gremio del perdón. El comisario Hole luce la placa del gremio de la justicia, aunque esta necesaria organización no siempre tiene claro el norte moral. En las novelas de Jo Nesbo, su ejemplaridad se ve sistemáticamente cuestionada. Las más agresivas forman la Trilogía de Oslo, con la descripción de una red corrupta nacida en el seno policial. Pero en El redentor, la putrefacción aparece de una forma más profunda y transversal. Es la novela más negra de la serie, es la más pesimista y la más desencantada. Y se leen frases como esta: “Son casualidades y matices que diferencian al héroe del delincuente, siempre ha sido así. La honestidad es la virtud del perezoso, del hombre sin sueños”.

Quizá para contrastar tanta oscuridad, El redentor sucede entre nieve y ambiente navideño. En esos días, las calles son un bullicio. Pero ni siquiera ahí encontramos felicidad, “las personas avanzaban con la vista clavada en el hielo, como si tuvieran remordimientos, como si a pesar de ser ciudadanos de la socialdemocracia más generosa del mundo, se sintiesen avergonzados. Porque mi chaval suele dejarse caer por allí“. Allí se mercadea droga. No muy lejos de la plaza Egertorget, donde el Ejército de Salvación organiza conciertos navideños. Y donde un voluntario es asesinado. En la escena solo queda la víctima. La única pista es el casquillo del disparo y entre el público no hay testigos. Tampoco hay móvil. Parece una ejecución perfecta hasta que el criminal lee en el periódico que la víctima no se llama como su objetivo. Y, por el negocio, no puede salir de Oslo hasta cumplir su misión.Sigue leyendo

la rata en llamas

Abrir un libro de este autor es abrir la puerta a una legión de espabilados que quizá no contribuyan mucho a la sociedad, pero conversan que da gusto. George V. Higgins conoció a muchos como ellos mientras trabajó como abogado, ayudante del fiscal o periodista. Son personas a quienes ha escuchado hablar y explicarse. Dan vida a historias que permitieron a Higgins ser considerado como el Balzac de los bajos fondos de Boston. A España nos han llegado tres de ellas, la última es La rata en llamas.

La rata en llamas tiene un mayor equilibrio de personajes de la calle y de las instituciones que otras obras de Higgins. Aunque también hay puntos de encuentro, y uno de ellos es Jerry Fein. Este abogado de poca monta trata de recuperar el edificio cuyos inquilinos que no pagan el alquiler. Y su idea es prenderle fuego. Como contratista cuenta con Leo Proctor, un sospechoso habitual de los bajos fondos y experto en mantenimiento. Pero para ello necesitan colaboración policial de los inspectores de Incendios. Sin embargo, al mismo tiempo, a un ayudante del fiscal se le ha ocurrido que es hora de perseguir los incendios en Boston. La trama se amplía incluyendo personajes como el senador cuyo distrito contiene la construcción o a una familia de inquilinos.Sigue leyendo

La estrella del diablo

La elección de Oslo como escenario está entre las mejores decisiones de Jo Nesbo. El cambio llegó para el tercer libro, después de arrancar la serie con dos casos en Australia y Tailandia. De esta forma, Harry Hole volvió a investigar casos en su propia ciudad. Y así nos hemos acostumbrado a un paisaje y a un entorno de amigos y compañeros. Y también nos hemos encontrado con una ascendente trama horizontal que da sentido a lo que Nesbo llamó Trilogía de OsloPetirrojo, Némesis y La estrella del diablo. En esta última historia de cierre, un asesino en serie sorprende en un acalorado verano en la capital.

Némesis acabó con un gran cliffhanger. En el primer día de las vacaciones navideñas, el comisario Hole ocupaba una de las salas de la desierta Comisaría General para enseñar una foto a un posible testigo. A lo largo de varias novelas, el también comisario Tom Waaler se ha convertido en un gran antagonista de Harry Hole. Carismático, encantador o temible, pero siempre impenetrable. Y con ese tipo, Harry creía que podía empezar a derrotarle. Pero cuando arranca La estrella del diablo siete meses después, descubrimos que fracasó y volvió a caer en el alcohol. Incluso Bjarne Møller, su superior y protector en el cuerpo, tiene cada vez más difícil salvarle el culo.Sigue leyendo

Es una de las mejores historias de Harry Bosch. He escrito algo así ya varias veces, pero es que Michael Connelly alcanza su mejor forma con notable continuidad. En esta ocasión es con Echo Park, una novela que combina las mejores esencias del género negro. Hay ambiciones políticas, un caso complicado y un detective que se toma las cosas como algo personal porque es la única forma que respeta. Pero también vemos la marca inconfundible del autor: el tratamiento de los personajes. Da igual que hayan aparecido en anteriormente o veamos su nombre por primera vez. Todos ayudan a mostrar diferentes formas de afrontar la encrucijada.

En Echo Park, Bosch tiene la oportunidad de cerrar como investigador de Casos Abiertos un crimen que no pudo resolver trece años atrás como detective de Homicidios. El expediente de Marie Gesto fue uno de los que se llevó cuando dejó durante unos años el Departamento de Policía, y lo ha ido sacando regularmente desde que volvió. Pero continuamente llegaba a un callejón sin salida. No había ADN, ni huellas, ni indicios sobre el paradero. Su principal sospechoso, al que siempre volvía, incluso consiguió una orden de alejamiento. Y de repente, de la nada surge un detenido que trata de colaborar con la Fiscalía en varios casos. Incluyendo el que atormenta a Bosch.Sigue leyendo

El inocente Mick Haller

Michael Connelly cruzó la línea de la ley en 2005. Después de alumbrar tres series con protagonistas persiguiendo a los malos, el autor dio protagonismo a un personaje que trabajaba para el otro lado. El verso suelto es Mick Haller, hermanastro de Harry Bosch y abogado defensor. El protagonista de El inocente no es cómodo para el lector, te pone del lado de quien defiende a quien ha infringido la ley. Pero en cierto modo, también es un garante del Estado de Derecho, porque ayuda a controlar excesos policiales. Es un personaje interesantísimo.

El título original es bastante más sugerente que el español: The Lincoln Lawyer, el abogado del Lincoln. Haller maneja un buen número de casos, pero la clientela no es tan acaudalada ni fija para permitirse un despacho. Así, su imagen corporativa reposa su fuerza en un resplandeciente coche lujoso. En él se mueve hacia donde haya clientes, “no debes olvidar que no quieres clientes de las localidades baratas. Quieres los que se sientan en la línea de las cincuenta y ardas, los que tienen dinero en el bolsillo”. Sin hacer miramientos, “algunos clientes normalmente están acusados de ser traficantes de droga, pero su dinero es tan verde como el de los estafadores bursátiles de Beverly Hills”.Sigue leyendo

némesis harry hole

Jo Nesbo regresa en esta cuarta novela de Harry Hole al género más negro. Némesis obliga al comisario Hole a mancharse las manos para capturar al atracador que ha asesinado a un rehén. El investigador tendrá que tejer una alianza que juega al doble o nada. A cambio de información para identificar un asesino, Hole ofrece la cabeza de otro de un caso no resuelto aún. Este segundo será el más pringoso porque es familiar del recluso con el que Harry tiene que tratar, además de ser una ex novia recientemente fallecida del policía.

Némesis arranca con el visionado del asalto a un banco donde muere una de las trabajadoras del banco. Este será el caso principal de la historia. En esta investigación, Hole trabajará con Beate Lønn, hija de un ex policía fallecido durante un atraco. Beate es conocida en el cuerpo de policía por su capacidad imparable para recordar y reconocer caras. Sin embargo, no es suficiente para dar con la solución del caso.Sigue leyendo

Harry Bosch Último recurso

Tres años sin placa fueron suficientes. Harry Bosch ha vuelto al Departamento de Policía de los Ángeles. El primer impulso llegó por necesidad, pero el paso definitivo obedece a la convicción y al gusto por volver a trabajar en compañía. Y aunque sería fácil volver a la situación previa a su salida, Michael Connelly plantea una situación nueva a la que el detective debe acostumbrarse. Bosch ha pasado de ser el primer investigador al último recurso de las familias para encontrar paz y justicia.Sigue leyendo

Carlos Zanón

Este barcelonés fue anunciado hace un par de semanas como nuevo comisario de la BCNegra, en sustitución del histórico Paco Camarasa. Cuando se celebró el primer festival, Carlos Zanón aún no sonaba en el ambiente noir. Pero su nombramiento en 2017 es el de una de las firmas más prestigiosas del género negro en español. Y llegó a esta talla en apenas cinco años a partir de inaugurar su biblioteca negra y criminal con Tarde, mal y nunca.

Sigue leyendo

petirrojo harry hole

Jo Nesbo dio un golpe en la mesa con esta tercera entrega de su serie sobre Harry Hole. Los primeros dos casos, desarrollados en lugares exóticos como Sidney y Bangkok, parecían seguir el mismo patrón narrativo. Con Petirrojo, sin embargo, Nesbo se esforzó en trascender el género policíaco. De hecho, creo que se esfuerza tanto que la serie se parece más a la novela histórica.

Después de sacar las vergüenzas a Australia y Tailandia, Nesbo se atreve con la historia nacional noruega. La diana a la que dispara es el relato oficial nacido a partir de la Segunda Guerra Mundial. Salvando las distancias, me ha recordado al discurso interesado de nuestra Cultura de la Transición, que convirtió en héroes a muchos protagonistas cuyas biografías exponen otra personalidad.

Sigue leyendo

Cauces de maldad

A estas alturas de la serie podemos distinguir dos tipos de novelas del detective Harry Bosch. Unas mortifican al personaje, como El último coyote o Ciudad de huesos: reafirman su misión pero le deprimen. Otras le inyectan adrenalina, como El eco negro o El vuelo del ángel: le hacen sentir que su trabajo sirve y la rabia puede más que el dolor. Cauces de maldad es de las segundas, y las páginas parece que vibran en manos del lector.

Sigue leyendo